¿Qué caprichos se quitan los salmantinos con la crisis?

La ropa, las cañas, los restaurantes... son los caprichos que primero se quitan nuestros vecinos



Con la crisis todos tenemos que renunciar a ciertos caprichos para mantener otros. Los salmantinos tienen que renunciar a ciertos placeres para mantener otros. Las cañitas, los restaurantes, la ropa... son los primeros caprichos que dejan de lado los vecinos de la ciudad. Pero siempre hay algo a lo que no podemos renunciar...