¿Pueden las despedidas de soltero acabar con los músicos callejeros?

Un músico actúa en el centro de Salamanca.

Los grupos municipales quieren evitar que las nuevas ordenanzas contra el desenfreno nocturno acaben afectando a los músicos de calle. La nueva normativa contempla multar el uso de instrumentos musicales en la calle y se quiere evitar que de pie a limitar su presencia como ha ocurrido en otras ciudades.

Esta mañana, a partir de las 8.30 horas, se celebra la comisión de Policía en la que la corporación pondrá en marcha la aprobación de los cambios en las ordenanzas municipales que se han diseñado para poner coto al desmadre que ha puesto a Salamanca a pie de 'telediario' por los excesos de la oferta nocturna. Son un ramillete de modificaciones en dos ordenanzas diferentes, la de establecimientos y la de convivencia, pensadas para frenar las escenas vinculadas a despedidas de soltero y las fiestas de contenido sexual que últimamente se han visto en algunos locales, pero de refilón pueden afectar a una actividad tan poco relacionada con el desfase como los músicos callejeros.

 

El motivo reside en una de las modificaciones. Si nos vamos al punto 'f' del artículo 16 de la nueva redacción del reglamento de convivencia ciudadana, podemos leer que está prohibido "utilizar y/o poner en funcionamiento en la vía pública cualquier aparato de sonido, radio, televisión y/o instrumentos musicales, así como megáfonos o elementos similares". Su incumplimiento, solo excusado si se trata de actuaciones autorizadas, supone una infracción leve: multa de hasta 750 euros según la actual ordenanza.

 

Desde luego que poco tienen que ver la actuación de un músico callejero con el estruendo de una 'vuvuzela' de una despedida de soltero, pero el caso es que ambas actividades entran de lleno en lo que se podría prohibir. Por este motivo, los grupos de la oposición quieren asegurarse de que este cambio en las ordenanzas no acaba sirviendo para limitar cuestiones que nada tienen que ver con las malas prácticas de algunos bares. Para ello, esta mañana tratarán este punto para analizar cómo dejarlo fuera de las conductas sancionables.

 

La de establecer limitaciones para meter ruido por la calle es uno de los escasos cambios en las ordenanzas municipales que se van a poner en marcha para frenar el problema de las despedidas y las fiestas subidas de tono. Incluye prohibiciones de circular total o parcialmente desnudo, con vestimentas o difraces que puedan atentar contra la dignidad de las personas o con contenido sexista, racista, homófobo... además de la publicidad de actos que contengan actuaciones de este tipo y de la prohibición de los ruidos ya citada, y que es la que afecta a los músicos callejeros. Salamanca no tiene regulación alguna sobre esta actividad que otras ciudades sí se han puesto a limitar en los últimos años con inicitivas como el casting de músicos callejeros de Madrid.