¿Puede permitirse Salamanca perder 1.100 investigadores y 200 millones de euros?

Un grupo de voluntarios y profesionales de la banca jubilados lanza el reto de poder llenar la Plaza Mayor con billetes de 5 euros para evitar la pérdida de jóvenes investigadores. Una cuestación popular o 'crowfunding' pretende publicitar la marca 'Salamanca'.

 

 

REPERCUSIÓN

 

- ENTRAR EN EL LIBRO 'GUINESS DE LOS RÉCORDS'

 

- REPERCUSIÓN GRATUITA EN 100 TELEVISIONES, PERIÓDICOS, RADIOS Y MÁS MEDIOS DE COMUNICACIÓN

 

- HACER CRECER A LA MARCA SALAMANCA

 

- IMPLICACIÓN DE LA SOCIEDAD

 

- IMPULSAR CENTROS COMO EL DEL CÁNCER O EL PARQUE CIENTÍFICO DE LA UNIVERSIDAD

 

- EVITAR LA LLAMADA 'FUGA DE CEREBROS'

1.100 jóvenes investigadores y 200 millones de euros. Así, a primera vista, parece una barbaridad dejar escapar cualquiera de la dos cifras pero, si además se hace con las dos al mismo tiempo, puede incluso considerarse una barbaridad.

 

Pues esta barbaridad es la que denuncia un grupo de voluntarios y profesionales de la banca jubilados, que han lanzado un reto tan complicado como digno de intentar, como es intentar que sean Salamanca y los salmantinos los que impidan que esta situación se lleve a cabo, como lo ha hecho en los últimos años.

 

¿El 'modus operandi'? Compleo pero a la vez fácil de entender en el resultado, no tanto en el proceso. De hecho, ¿cómo puede Salamanca generar 200 millones de euros y que ese dinero se quede en la propia Salamanca? De conseguirse, entraría en el Libro 'Guiness de los Récords'.

 

"Nuestro objetivo es conseguir que Salamanca sea algo más de lo que es; que no deje escapar todas sus oportunidades y que se puedan mantener los investigadores que tanta falta hacen. Hay que intentar que Salamanca no se quede aún más olvidada". Ése es el propósito de uno de los impulsores de esta idea, José Luis Blanco, quien asegura que es imprescindible devolver a las universidades a la lista 'Top 100' y contar con más reconocimientos.

 

CUESTACIÓN POPULAR O 'CROWDFUNDING'

 

La difícil y atractiva iniciativa busca que Salamanca sea la que subvencione a estos investigadores y demás jóvenes (hasta 20.000) que se van de Salamanca sin que el dinero salga de este límite geográfico. O lo que es lo mismo, que el dinero se dé y se gaste en Salamanca. De este modo, todos salen ganando...

 

Por tanto, el proyeto cuenta con la intención de llenar de billetes de cinco euros la Plaza Mayor de Salamanca. Por ejemplo, si el ágora salmantina mide 4.700 metros cuadrados, se podría cubrir con 652.754 billetes para un resultado de 3,2 millones de euros. Para ello se replicaría cada loseta de a Plaza Mayor en corcho para ir llenando cada una de ellas con los citados billetes de modo que cada empresa, además de conseguir que la gente colaborase, donaría otra loseta igual con el mismo dinero.

 

De este se desprende que esta cantidad se multiplicaría por dos y ya no serían 3,2 millones si no 6,4. Y ya, rizando el rizo, se podría triplicar la cifra mediante un reto virtual con las empresas de informática. Y, rizando el rizo, la Unión Europe aportaría estos mismos 13,1 millones de euros al ser un proyecto con fondos cofinanciados. Ya hay 26 millones más las aportaciones públicas y de entidades financiaras que superarían los 32 o 33 millones.

 

De esta cifra hasta los 200 millones de euros se conseguirían, según este grupo de ideólogos, de la siguiente manera. "Para evitar que 20.000 jóvenes se vayan en los próximos 10 años, necesitamos la colaboración de todos los comercios y empresas de la localidad porque es bueno para todos", destaca José Luis Blanco.

 

LAS CUENTAS CLARAS...

 

Para ello, la operación matemática es sencilla; si los 20.000 jóvenes que se marchan en una década gastan de media al mes 800 euros entre alojamiento, comida, ocio... da un resultado de 16 millones de euros al año, lo que multimplicado por los 10 años, son 160 millones de euros, que se completan con los casi 40 obtenidos del otro modo, para casi los 200 necesarios.

 

"Y esta cantidad de dinero, complicada de conseguir no saldría de Salamanca por lo que sería una manera de autofinanciar los proyectos que siempre generan más riqueza, de modo que Salamanca fuera la marca patrocinadora de todo, con la repercusión que esto tiene. es lo que se conoce como modelo económico Fractal", señala Blanco.

 

Para ello, cuenta con el visto bueno del rector de la Universidad de Salamanca, que según sus palabras, "nos ha animado a intentarlo pese a la dificultad", e incluso se habla de en un futuro trasladarlo a los partidos políticos para que este proyecto se lleve a uno de los plenos del Ayuntamiento.

 

Todo ello resumido en pedir colaboración a la sociedad, en una cuestación popular, porque el dinero volverá a ellos y con publicidad para cada una de sus empresas. Quizá suene de 'Quijotes', sí, pero a lo mejor sería peor no intentarlo... y poder ver la Plaza llena de billetes no tiene precio.