PSOE critica que el Ayuntamiento “rasque los bolsillos de los ciudadanos hasta la extenuación”

Toribio Plaza y Arturo Ferreras en el Ayuntamiento (Foto:F.Rivas)

Lamentan ese incremento de la presión fiscal con el "objetivo prioritario" de pagar la deuda "generada" por el equipo de Gobierno de las últimas legislaturas

El Grupo Socialista en el Ayuntamiento de Salamanca ha criticado que el equipo de Gobierno “rasque los bolsillos de los ciudadanos hasta la extenuación” para pagar la deuda municipal “generada por ellos mismos”.

 

El viceportavoz de los ediles del PSOE, Toribio Plaza, ha argumentado que las cuentas presentadas por el alcalde de la ciudad, Alfonso Fernández Mañueco, en las que se cierra el pasado ejercicio con un superávit de 9,5 millones y la reducción de la deuda hasta el 85 por ciento, son fruto de “la mayor presión fiscal sobre los ciudadanos” y la “falta de compromiso social” con partidas destinadas a servicios sociales sin ejecutar.

 

No obstante, Plaza ha manifestado su disconformidad con “la interpretación” realizada por el regidor municipal, del que ha dicho que “o miente o se confunde o tiene un desconocimiento profundo” de la realidad económica consistorial.

 

En este sentido, el viceportavoz ha señalado que un informe de la Intervención General del Ayuntamiento apunta que hay 16 millones de euros pendientes para pagos a proveedores, más allá del crédito de 17 millones aprobado para deudas contraídas del mismo tipo en los últimos ejercicios.

 

En ese mismo documento se recogen otros datos como una caída en las inversiones del 53 por ciento o el incremento de más de tres puntos en la presión fiscal a los ciudadanos, una comparativa desde el comienzo de la legislatura hasta el cierre de 2013, ha añadido.

 

También, ha manifestado que los ciudadanos aportaban al año de media 47,74 euros en 2011 para el pago de la deuda municipal y que la cifra se ha situado en 116 euros al final del pasado año.

 

DIFERENTES MODELOS

 

El concejal socialista Arturo Ferreras, que también ha comparecido en rueda de prensa para hacer su valoración sobre la liquidación presupuestaria de 2013, ha apuntado que el Grupo Popular ha apostado por un modelo económico que “difiere” del que pondría en liza los socialistas.

 

En este sentido, Ferreras ha manifestado que el equipo liderado por Fernández Mañueco ha apostado por unos impuestos “elevados”, por “congelación y no ejecución de todo lo presupuestado en el capítulo social” y por tener como “único objetivo prioritario” el pago de la deuda.

 

En cambio, el Grupo Socialista hubiese apostado, en el caso de estar al frente del Consistorio, por la “congelación” de impuestos como el del IBI, incrementar el gasto social para “disminuir los efectos de la crisis en las familias”, “favorecer el diálogo” con organizaciones empresariales y sindicales para la creación de empleo” y tratar de “negociar la deuda” con menos pagos de intereses para que las entidades bancarias “aporten su granito de arena” en la búsqueda de una salida a la actual situación económica.