Protección Civil informa de temperaturas máximas elevadas los próximos días en Castilla y León

El sábado, Salamanca alcanzará los 36 grados de máxima
La Agencia de Protección Civil de la Junta de Castilla y León ha informado de que los próximos días se registrarán temperaturas máximas elevadas en la Comunidad, que podrían alcanzar los 38 grados en el sur de la provincia de Ávila este sábado, 18 de agosto.

Según la información facilitada por la Consejería de Fomento y Medio Ambiente, mañana viernes día 17 de agosto se prevén máximas de hasta 36 grados centígrados en el sur de Ávila y en el norte y Condado de Treviño (Burgos).

El sábado día 18 de agosto continuará la subida de las máximas, de manera que en las provincias de Ávila, Burgos, Palencia, Segovia, Soria, en la Meseta y sur de Salamanca y en Valladolid las temperaturas máximas llegarán a los 36 grados mientras que en la Cordillera Cantábrica de Burgos y el Sistema Central de Soria y Segovia las máximas rondarán los 34.

Esta información está basada en las predicciones propias de la Agencia de Protección Civil y en los datos aportados por la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet).

Ante estas elevadas temperaturas, la Consejería de Sanidad de la Junta de Castilla y León recomienda evite salir de casa durante las horas centrales del día (entre las 12.00 y las 18.00 horas); beber más líquidos, sin esperar a tener sed, sobre todo agua y zumos de fruta ligeramente fríos; evitar comidas copiosas, tomar verduras y frutas e ingerir menos cantidad y más veces al día, sin tomar comidas calientes ni abusar de las bebidas alcohólicas.

De la misma forma se recomienda reducir la actividad física; descansar con frecuencia a la sombra; usar ropa de tejidos naturales, ligera y holgada, de colores claros, sombrero, gafas de sol y cremas protectoras solares; permanecer en espacios ventilados o acondicionados y, cuando se esté en casa, utilizar las habitaciones más frescas.

La Junta también recomienda bajar las persianas y cierre las ventanas durante el día y abrirlas por la noche para ventilar; mantener los alimentos en el frigorífico y vigilar siempre las medidas higiénicas de conservación; no dejar en vehículos estacionados a niños o ancianos con las ventanillas cerradas y ayudar a las personas que puedan estar en mayor riesgo de sufrir los efectos del calor.