"Prohibido hablar español"

Pueblo Inglés conseguirá que 3 pueblos castellano leoneses, entre ellos La Alberca, se conviertan en ingleses para acoger a 2.000 niños y jóvenes
Aproximadamente 2.000 niños y jóvenes disfrutrarán este verano de programas de inmersión total en los que, durante 8 días, convivirán, jugarán y aprenderán de la mano de monitores y de otros menores angloparlantes procedentes de todo el mundo. Estos programas tendrán lugar en las localidades de Candeleda, Aldeaduero y La Alberca, en Castilla y León.

La iniciativa surge de una idea que lanzó hace una década la compañía Pueblo Inglés para que los adultos aprendieran inglés de manera natural. Hoy en día, está ganando cada vez más popularidad entre los menores, de manera que se ha creado la división Kids &Teens (niños y jóvenes) para adaptar estos servicios a las necesidades de los más pequeños.

"Para los niños hablar inglés se convierte en un juego, aprenden sin darse cuenta. Los jóvenes no dejan de hablar inglés desde que amanece hasta que anochece. Además, hacen amigos de todo el mundo que se llevan para el resto de la vida", dice Brian Bolles, director de programas infantiles y juveniles en Pueblo Inglés-More than English.

Durante los ocho días de estancia en estos "pueblos ingleses" los niños (de 7 a 12 años) compartirán actividades, risas y juegos, mientras los jóvenes (de 13 a 18), convivirán con chicos y chicas nativos de su misma edad venidos de todo el mundo. En su día a día, estarán además acompañados en todo momento por monitores angloparlantes, especializados en pedagogía y con amplia experiencia en educación y dinamización.

Una de las características más notables de los programas organizados por Pueblo Inglés es que por cada joven español hay al menos un angloparlante procedente de Estad os Unidos, Gran Bretaña, Australia, etc., de modo que los participantes no solo aprenden vocabulario y gramática y desarrollan sus habilidades orales, sino que también se empapan de la lengua y cultura anglosajonas. Con ello, la estancia se convierte en toda una experiencia personal y cultural sumamente enriquecedora.