Prisión para tres de los cuatro detenidos por tráfico de drogas

Juzgados de Guardia. Los arrestados se acogieron a su derecho a no declarar ante el magistrado. Medida. Libertad bajo fianza de 3.000 euros para la mujer imputada por tener a su cargo hijos menores
E.G.

Tres de los cuatro detenidos en la redada del pasado martes que culminó con la incautación de 6,8 kilos de cocaína y 500 gramos de heroína, además de dos armas de fuego y otros efectos, ingresaron ayer en el centro penitenciario de Topas, tras declarar durante toda la mañana en el Juzgado de Guardia.

En torno a las 8.30 horas de la mañana y agotando el plazo máximo de 72 horas, un furgón de la Guardia Civil trasladó a los cuatro detenidos, con iniciales A. M. T, de 29 años, su mujer M. C. R. G., de 30 –hermana de dos de los detenidos en abril del pasado año del clan de los Ríos por tráfico de drogas–, M. S. L. B., de 52 años, y J. R. S., de la misma edad, hasta las dependencias judiciales, donde esperaban en la calle varias decenas de familiares.

En torno a las 10.00 horas comenzó la declaración de los arrestados, los cuales se acogieron al derecho a no testificar, como también lo hicieron el día anterior en las dependencias policiales. Ni siquiera el Ministerio Público llegó a efectuar ninguna pregunta a los imputados ya que todo el procedimiento se encuentra bajo secreto de sumario.

En torno a las 14.00 horas, el magistrado del Juzgado de Instrucción número 4 decretó el ingreso en prisión de los cuatro acusados. Sin embargo, los imputados fueron trasladados a la comandancia hasta las 20.00 horas, momento en que se entregó el auto, donde se otorgaba la libertad, bajo el pago de una fianza de 3.000 euros, para la única mujer detenida, M. C. R. S. Esta medida se debió a que el magistrado decidió tomarse un tiempo para determinar si finalmente dejaba en libertad a la mujer detenida, que tiene hijos menores. En el exterior de los Juzgados, el ambiente, aunque tenso, transcurrió sin incidentes, salvo en la salida de los arrestados en el furgón de la Guardia Civil, momento en el que una de las familiares, para evitar que el vehículo policial siguiera su marcha se abalanzó sobre el mismo, sin que se registraran mayores incidencias.

La operación llevada a cabo el pasado martes es una de las más importantes desarrolladas en la ciudad y donde más sustancias estupefacientes se han incautado, concretamente 7,3 kilogramos.

La operación comenzó a primera hora de la mañana, en torno a las 9.30 horas, en la zona comprendida entre los barrios Chamberí, Los Alambres y Tejares.

Dada la complejidad de la intervención, en el operativo participaron además de la unidad investigadora, varias decenas de agentes pertenecientes al Grupo Rural de Seguridad número 6 de León, además del servicio Cinológico, Sección de Seguridad de Topas y una unidad de helicópteros.

Tras disponer de la correspondiente autorización judicial, los agentes procedieron a registrar hasta siete domicilios repartidos por diversos lugares de la ciudad, tales como Chamberí, los Alambres, Tejares y la plaza de Castrotorafe, entre otros. Fue en un domicilio de la calle Mateo Hernández donde los agentes detuvieron a la pareja arrestada y se incautaron de la mayor parte de las sustancias incautadas. En el polígono de los Villares se produjo otra de las detenciones, la de M. S. L. B., que conducía un turismo BMW 750. Posteriormente, acudieron al domicilio de este último arrestado, ubicado en el número 13-14 de la plaza de Castrotorafe. Además de la droga incautada y las dos armas de fuego, los gentes también se incautaron de sustancias de corte, balanzas de precisión, dinero y joyas. En la actualidad, toda la investigación se encuentra bajo secreto de sumario. Todas las actuaciones se centran en conseguir localizar al presunto jefe de la organización, que se encuentra en paradero desconocido y sobre el que se ha emitido una orden de busca y captura.