Principio de acuerdo para acabar con el 'lockout'

La temporada comenzaría el próximo 25 de diciembre

Los jugadores de la NBA y los propietarios de los equipos han alcanzado un "principio de acuerdo" que implica acabar con el 'lockout' que se ha prolongado durante 149 días e iniciar la temporada el próximo 25 de diciembre.

Tras una reunión secreta que se prolongó durante 15 horas, ambas partes al fin lograron entenderse, tal y como avanzó el Comisionado de la NBA, David Stern. "Hemos alcanzado un principio de acuerdo comprendiendo que está sujeto a varias aprobaciones y maquinaciones muy complejas, pero somos optimistas, pensamos que todo va a pasar y que la temporada empezará el 25 de diciembre", confirmó en declaraciones recogidas por 'nba.com'.

El director ejecutivo del sindicato, Billy Hunter, también vertió palabras conciliadores muy contrarias a la dureza con la que se expresó hace doce días, cuando dijo que el siguiente paso eran los tribunales. "Pensamos que lo mejor para ambas partes es intentar alcanzar un acuerdo y salvar la liga", explicó.

Si se confirma el acuerdo, la liga regular tendrá 66 partidos y los campus de pretemporada empezarán el 9 de diciembre. Stern explicó que este sábado se seguirán limando aspectos del acuerdo, aunque primero hay que reagrupar el sindicato de jugadores, disuelto la semana pasada para iniciar acciones legales contra la NBA.

El anterior convenio colectivo de la NBA expiró el pasado 30 de junio y, hasta la fecha, jugadores y propietarios habían mantenido posturas muy lejanas respecto al reparto de ingresos provocando pérdidas millonarias de dólares. Ni Stern ni Hunter han detallado aún los detalles del trato que parece encarrilar la situación definitivamente.

Este principio de acuerdo pondría fin a la sequía de baloncesto en Estados Unidos, pero también repercutiría ampliamente en Europa, lugar de acogida de varios jugadores de la NBA que no se planteaban la inactividad. De esta forma, estrellas como Tony Parker (Asvel Lyon/San Antonio Spurs), Deron Williams (Besiktas/New Jersey Nets) o Serge Ibaka (Real Madrid/Oklahoma City Thunder) volverían a sus clubes y se acabaría un extraño periodo de pujanza en el basket europeo.