Primeros movimientos para que la unidad de diagnóstico de enfermedades raras se quede en Salamanca

David Castaño, procurador de Ciudadanos en las Cortes de Castilla y León. Foto: EP

El complejo hospitalario da el perfil por tradición y estructura investigadora, y el impulso de la Junta al IBSAL también ayuda. Los profesionales del hospital salmantino preparan una propuesta para hacer la estructura de esta unidad.

Hace poco más de 48 horas que las Cortes aprobaron por unanimidad la propuesta del procurador salmantino de Ciudadanos, David Castaño, para que Castilla y León tenga la primera unidad especializada en enfermedades raras de Europa y ya han empezado los movimientos para que se quede en Salamanca. Así lo han confirmado fuentes hospitalarias que señalan que el complejo sanitario salmantino está preparado para ser la sede de esta pionera unidad.

 

La moción aprobada por unanimidad ha despertado infundados recelos sobre la sede de esta nueva unidad, que no está en disputa. De hecho, el alcalde de Salamanca y procurador, Alfonso Fernández Mañueco, en una de sus contadas intervenciones en Cortes, se refirió en primer lugar a la importancia de tener la unidad en la sanidad regional porque "es el ejemplo de que Castilla y León está en la parte más avanzada en el mundo actual" sin hacer alusión a Salamanca.

 

La decisión, por lógica, depende de Sacyl, que la tomará en función de criterios técnicos, motivo por el cual no se incluyó la petición expresa de que fuera en Salamanca. Sin embargo, la iniciativa que el procurador salmantino ha logrado sacar adelante viene apoyada en una moción que, de manera unánime, también se aprobó en el Ayuntamiento de Salamanca y que pide para la ciudad la sede de esta nueva unidad. De hecho, el propio Fernández Mañueco se encargó de recordarlo después, algo que le han exigido los grupos de la oposición, que consideran que son pocas las ocasiones en las que defiende lo acordado en el pleno del Ayuntamiento de Salamanca.

 

 

AL MARGEN DE LAS OBRAS

 

No obstante, el procurador Castaño no ha querido 'pillarse los dedos' con una cuestión de literalidad. La moción original indica que la unidad debería tener sede en el nuevo hospital de Salamanca, en construcción y que no estará terminado hasta, al menos, 2019. Pero C's considera que la unidad debe tramitarse este año y tener presupuesto en 2017 para su puesta en marcha, sin tener que depender de los avances de la obra del nuevo complejo hospitalario salmantino. No hace falta que estén listas las nuevas instalaciones para el trabajo investigador.

 

Con todo, los argumentos de Salamanca residen en la estructura investigadora vinculada a su complejo hospitalario. Según las fuentes consultadas, ya hay movimientos para organizar una estructura para esta unidad de diagnóstico de enfermedades raras y pronto se podría concretar en una propuesta para sanidad. Además, cuenta con un 'hábitat' muy favorable para la investigación gracias a la gran cantidad de centros de referencia en materia investigadora en Salamanca. Y, por último, también tiene a favor los planes de la Junta para el IBSAL, que se convertirá en fundación y recibirá un empujó económico.

Noticias relacionadas