Pretende convertir el Municipal en su fortín en esta recta final

RACHA POSITIVA. El Guijuelo ha ganado en casa en cuatro de sus últimos cinco partidos y sabe que ser fuerte como local es clave. RIVAL. El Lugo acumula nueve jornadas sin ganar pero fuera se desenvuelve bien
T. S. H.

L a salvación está en casa y el Club Deportivo Guijuelo lo sabe. Si por algo ha destacado el conjunto chacinero en los últimos tiempos es por su solidez en el Municipal donde ha ganado cuatro de sus últimos cinco partidos –el quinto lo empató–, y eso le ha permitido distanciarse ligeramente de la zona de mayor peligro. Por eso es importante seguir sumando como local toda vez que, como visitante, no es una categoría donde los puntos se regalen.

El camino a seguir hoy ante Lugo es el que se marcó frente al Racing Ferrol. Entonces no sólo se dominó sino que además se aprovecharon las oportunidades y hacerlo ante la escuadra lucense será importante porque los de Quique Setién se desenvuelven como gato panza arriba cuando actúan a domicilio. De hecho tan sólo han perdido en dos de sus salidas –en Anduva y El Toralín–, aunque la buena noticia para el Guijuelo es que esas salidas son recientes y que, de hecho, son nueve las jornadas que acumula sin conseguir alzarse con la victoria.

Para este encuentro Carlos Pouso, que tendrá que ver el encuentro desde la grada tras la expulsión sufrida la semana pasada, podrá contar con la mayoría de sus efectivos. Víctor Pereira es el único que no ha abandonado la enfermería mientras que el míster recupera a futbolistas vitales en su esquema como Romero. Es más que probable que vuelva al once inicial y habrá que ver si realiza más retoques. En el Lugo son baja Pablo Ruiz, Maikel y Losada por lo que Setién cuenta tan sólo con un delantero puro, Sergio, que saldrá de inicio.