Preocupación por los ganaderos abulenses en la Junta y Confae tras el cierre de la fábrica Lauki

Fábrica de Lauki

La Junta de Castilla y León y la Confederación Abulense de Empresarios han mostrado su preocupación por el cierre de la fábrica vallisoletana y por las consecuencias negativas que va a acarrear para los ganaderos abulenses, los mayores afectados junto con los palentinos, por la decisión de la multinacional francesa. 

El delegado de la Junta de Castilla y León en Ávila, Francisco José Sánchez, ha valorado de forma negativa el cierre de la fábrica Lauki en Valladolid, y ha reconocido que el Presidente Juan Vicente Herrera ha puesto en duda las intenciones de la multinacional francesa.

 

Asimismo, Francisco José Sánchez ha recalcado que la Junta desconoce las causas del cierre de la fábrica y desde la administración regional se está trabajando para averiguarlas, pero sobre todo para "defender y apoyar los puestos de trabajo qe existen vinculados con la empresa Lauki". 

 

Por otro lado, Juan Saborido, presidente de Confae, ha mostrado su preocupación por la acción de la multinacional y las consecuencias negativas que va a tener para la provincia de Ávila, ya que "los ganaderos se han visto de la noche a la mañana sin poder comercializar la leche", al tiempo que ha abogado por solucionar este conflicto en un corto periodo de tiempo.