Premio Nobel de Física para Takashi Kajita y Arthur B. McDonald por su trabajo sobre los neutrinos

El Premio Nobel de Física de 2015 ha sido concedido a Takashi Kajita y Arthur B. McDonald, investigadores de la Universidad de Tokio, Japón; y del Queen's University Kingston, en Canadá, respectivamente.


 

El galardón distingue el descubrimiento de las oscilaciones de los neutrinos, que muestran que estas partículas subatómicas tienen masa, según ha informado la Academia Sueca de Ciencias.

 

Alrededor de la vuelta del milenio, Takaaki Kajita, de la Universidad de Tokio, presentó el descubrimiento de que los neutrinos de la atmósfera alternaban entre dos identidades en su camino hacia el detector Super-Kamiokande en Japón.

 

Mientras tanto, el grupo de investigación en Canadá dirigido por Arthur B. McDonald, del Queen's University Kingston pudo demostrar que los neutrinos procedentes del Sol no estaban desapareciendo en su camino a la Tierra. En su lugar, fueron capturadas con una identidad diferente al llegar al Observatorio de Neutrinos de Sudbury.

 

Este era un rompecabezas que los físicos habían luchado durante décadas por resolver. En comparación con los cálculos teóricos del número de neutrinos, hasta dos tercios de los neutrinos desaparecían en mediciones realizadas en la Tierra. Ahora, los dos experimentos descubrieron que los neutrinos tenían identidades cambiadas.

 

El descubrimiento llevó a la conclusión de largo alcance de que los neutrinos, que durante mucho tiempo fueron considerados sin masa, deben tener algo de masa, por pequeña que sea.

 

Para la física de partículas se trató de un descubrimiento histórico. Su Modelo Estándar sobre la labor más íntima de la materia había sido un éxito increíble, después de haber resistido a todos los desafíos experimentales durante más de veinte años. Sin embargo, ya que requiere de neutrinos sin masa, las nuevas observaciones han demostrado claramente que el modelo estándar no puede ser la teoría completa de los componentes fundamentales del universo.

 

El descubrimiento recompensado con el Premio Nobel de este año en Física ha dado información crucial sobre el mundo escondido de los neutrinos. Después de los fotones, las partículas de luz, los neutrinos son los más numerosos en todo el cosmos. La Tierra está siendo constantemente bombardeada por ellos.

 

Muchos neutrinos son creados en las reacciones entre la radiación cósmica y la atmósfera de la Tierra. Otros se producen en las reacciones nucleares en el interior del Sol. Miles de miles de millones de neutrinos están fluyendo a través de nuestros cuerpos cada segundo. Casi nada puede detenerlos. Los neutrinos son las partículas elementales más esquivos de la naturaleza.

 

Ahora los experimentos continúan y una intensa actividad está en marcha en todo el mundo con el fin de capturar neutrinos y examinar sus propiedades. Se espera que los nuevos descubrimientos acerca de sus secretos más profundos cambien nuestra comprensión actual de la historia, la estructura y el futuro destino del universo.