PP y PSOE pagan caro el desgaste del bipartidismo

El alcalde, durante la presentación de su 'Programa Abierto'.

Los dos partidos que se han repartido la corporación las últimas dos décadas tendrá que ver como dos nuevas fuerzas entran aprovechando el deterioro de su prestigio que, especialmente en el caso del PP, han generado los constantes casos de corrupción nacionales y locales.

Acostumbrados a monopolizar la representación en el Ayuntamiento de Salamanca, parece que PP y PSOE van a tener que empezar a preparar la llegada de nuevas fuerzas al pleno. Así lo pronostica la encuesta que publica hoy TRIBUNA DE SALAMANCA y que vaticina una importante pérdida de votos para ambos partidos, hasta ahora, protagonistas absolutos de la política municipal.

 

Los dos grandes partidos de Gobierno parecen abocados a competir por ver quién es el que paga un menor precio por lo que parece el desgaste del bipartidismo. Según los datos de la encuesta, el más perjudicado es el PP: cedería 16,5 puntos porcentuales y seis de sus dieciocho concejales. Detrás de este descalabro hay un importante componente de política nacional que, además, ha tenido su continuidad a nivel local. Las estrecheces que la crisis a ha hecho pasar a muchos ciudadanos, y también el paro y su otra vertiente, el empleo precario, van a pesar al PP. Pero más todavía parecen influir los casos de corrupción que explotan a nivel nacional, pero que tienen sus versiones locales.

 

El último ha sido el caso Rato, que aglutina sobre la misma persona cuestiones como la quiebra de las cajas (Bankia/Caja Madrid en su caso), el descrédito de la clase política con casos como el de las tarjetas 'black', la evasión fiscal (por la que ahora se le investiga)... Y por otro está el caso Gürtel/Bárcenas que ha puesto en cuestión la financiación irregular y los nombramientos en el PP. Casos que tienen su continuidad en Salamanca con la 'Trama Diputación' de contratos irregulares, los 'papeles del PP' que apuntan a la financiación ilegal del partido, el escándalo del polígono de las Malotas... Las malas relaciones del equipo de Alfonso Fernández Mañueco con sindicatos, empresarios y movimientos vecinales, algunos de cuyos asuntos comunes han terminado en los tribunales, y la falta de diálogo para asuntos como las modificaciones en el bus urbano, el fallido parking de Comuneros o los accesos al Hospital Clínico durante las obras, explican parte de la desafección que se convertirá en una importante pérdida de apoyos según la encuesta de TRIBUNA.

 

EL PSOE NO REMONTA, MUY AL CONTRARIO

 

Sin estar en el Gobierno, el PSOE también va a pagar una fuerte factura por el cambio de tendencia política. Los socialistas se dejan más de ocho puntos en las urnas con respecto a sus resultados de 2011 y prácticamente calcan los de las Europeas, cuando en Salamanca ya recogieron un número de votos en el que se abría un espacio para Podemos, Ciudadanos y, curiosamente, UPyD, tercera fuerza en la capital en aquellos comicios.