Pouso pone a prueba la capacidad de sufrimiento de su exequipo

VIEJO CONOCIDO. El técnico del Mirandés fue el artífice de la permanencia de los chacineros la pasada temporada. RECUPERADO. Finalmente Montero viaja con el Guijuelo y será el portero titular
ADRIÁN A. GARCÍA
E l Club Deportivo Guijuelo afronta esta tarde una nueva reválida en su complicado camino de la permanencia. En esta ocasión visita al Mirandés, tercer clasificado y que busca el asalto al liderato, del que sólo le separa dos puntos. Precisamente el conjunto burgalés está entrenado por un viejo conocido de la afición chacinera, Carlos Pouso, el principal culpable de que el Guijuelo siga una temporada más en Segunda División B.

El técnico vizcaíno pone a prueba la racha de su exequipo, que acumula ya cuatro partidos consecutivos sin perder –dos victorias y dos empates– y que de conseguir un triunfo más superaría su mejor serie de resultados en lo que va de campaña. Esta actual dinámica que siguen los verdiblancos es la que les ha permitido salir del descenso y ocupar plaza de promoción durante dos jornadas consecutivas.

A lo largo de esta semana, María Hernández, entrenador chacinero, se ha llevado la mala noticia de los problemas físicos de dos de los jugadores más importantes del equipo, Txoperena y David Montero. El primero, con un esquince que se produjo él solo en el encuentro pasado ante el Palencia, no se ha recuperado a tiempo, mientras que el guardameta salmantino, también con un torcedura de tobillo, finalmente viaja con el resto de sus compañeros. La baja de Montero hubiera supuesto un problema añadido, ya que el portero suplente, Ímola, también permanece entre algodones. Juli Ferrer es otro que se queda en tierra debido a la acumulación de cartulinas amarillas.

Para hacer el partido más complicado, hay que añadir el dato de que el conjunto chacinero nunca ha logrado una renta positiva en el Municipal de Anduva. En los tres enfrentamientos anteriores, el Mirandés ha ganado en una ocasión, mientras que en los otros dos el resultado ha sido de empate, un de ellos en Tercera División.

Además, los burgaleses son el equipo menos goleado de la categoría, con 20 tantos en contra, un hándicap añadido a los problemas que atraviesa a lo largo de la temporada el Guijuelo en la parcela anotadora, así que, a priori, todas las estadísticas parecen estar de lado del conjunto de Miranda de Ebro.