Posible libertad bajo fianza para el presunto pirĂłmano de Villarino por falta de pruebas

ADN. La prueba que le realizaron a travĂŠs de un control de alcoholemia no conincide con los objetos que se encontraron en el lugar de los incendios

 

M. S. B. / m. corral
El acusado de haber provocado los diferentes incendios que tuvieron lugar en la localidad de Villarino de los Aires el pasado verano podría salir de prisión bajo fianza en las próximas horas, ya que la juez que lleva el caso se plantea fijar una fianza para que el presunto pirómano quede en libertad, al parecer y según han asegurado fuentes cercanas al caso, por falta de pruebas, dado que el ADN de los objetos encontrados en los diferentes focos de las llamas, no coinciden con las muestras que se le tomaron al detenido, J. C. C., de 19 aùos de edad, en un control de alcoholemia. 
El joven, natural de Villarino de los Aires, fue acusado de la autoría de varios incendios que se produjeron en la localidad y que se repitieron desde el 30 de julio hasta comienzos de agosto y septiembre, con mås de 1.057 hectåreas arrasadas      y una gran pÊrdida a nivel ecológico, como apuntó en su momento la Guardia Civil de la zona, ya que los terrenos afectados se encuentran dentro del parque natural de Las Arribes del Duero. Del mismo modo, en uno de los fuegos acaecidos, en concreto el del 30 de julio, la vida de los vecinos del municipio tambiÊn estuvo en peligro, ya que las llamas alcanzaron el límite de las primeras edificaciones del pueblo, así como a las inmediaciones de un depósito de gas cercano.
Tras las primeras inspecciones oculares de la zona y despuĂŠs de determinar que los fuegos fueron provocados, se puso en marcha, por parte de la Guardia Civil de Salamanca una investigaciĂłn dirigida por el Juzgado de InstrucciĂłn de Vitigudino. Como resultado de dichas investigaciones, y tras haber obtenido las pruebas suficientes, segĂşn informaron los efectivos policiales, se dio paso a la detenciĂłn de J. C. C., de 19 aĂąos y vecino de la localidad afectada, en su propio domicilio, en la madrugada del 6 de septiembre de 2010.
Unos hechos que segĂşn fuentes cercanas al caso, parece que aĂşn no estĂĄn demasiado claros, debido a que las muestras de ADN tomadas al acusado en un control de alcoholemia, la noche anterior a su detenciĂłn, no coinciden con las de las pruebas recogidas en los escenarios.
M. S. B. / M. Corral
El acusado de haber provocado los diferentes incendios que tuvieron lugar en la localidad de Villarino de los Aires el pasado verano podría salir de prisión bajo fianza en las próximas horas, ya que la juez que lleva el caso se plantea fijar una fianza para que el presunto pirómano quede en libertad, al parecer y según han asegurado fuentes cercanas al caso, por falta de pruebas, dado que el ADN de los objetos encontrados en los diferentes focos de las llamas, no coinciden con las muestras que se le tomaron al detenido, J. C. C., de 19 aùos de edad, en un control de alcoholemia. 
El joven, natural de Villarino de los Aires, fue acusado de la autoría de varios incendios que se produjeron en la localidad y que se repitieron desde el 30 de julio hasta comienzos de agosto y septiembre, con mås de 1.057 hectåreas arrasadas      y una gran pÊrdida a nivel ecológico, como apuntó en su momento la Guardia Civil de la zona, ya que los terrenos afectados se encuentran dentro del parque natural de Las Arribes del Duero. Del mismo modo, en uno de los fuegos acaecidos, en concreto el del 30 de julio, la vida de los vecinos del municipio tambiÊn estuvo en peligro, ya que las llamas alcanzaron el límite de las primeras edificaciones del pueblo, así como a las inmediaciones de un depósito de gas cercano.
Tras las primeras inspecciones oculares de la zona y despuĂŠs de determinar que los fuegos fueron provocados, se puso en marcha, por parte de la Guardia Civil de Salamanca una investigaciĂłn dirigida por el Juzgado de InstrucciĂłn de Vitigudino. Como resultado de dichas investigaciones, y tras haber obtenido las pruebas suficientes, segĂşn informaron los efectivos policiales, se dio paso a la detenciĂłn de J. C. C., de 19 aĂąos y vecino de la localidad afectada, en su propio domicilio, en la madrugada del 6 de septiembre de 2010.
Unos hechos que segĂşn fuentes cercanas al caso, parece que aĂşn no estĂĄn demasiado claros, debido a que las muestras de ADN tomadas al acusado en un control de alcoholemia, la noche anterior a su detenciĂłn, no coinciden con las de las pruebas recogidas en los escenarios.