Posada anuncia austeridad en el presupuesto del Congreso para el año 2013

Aplicará al sueldo de los diputados lo que se decida para los funcionarios y niega privilegios en comparación con la UE
El presidente del Congreso, Jesús Posada, ha anunciado que el presupuesto de la Cámara para 2013 estará marcado por la "austeridad", con reducción de gastos en partidas como obras, viajes o protocolo. En cuanto al sueldo de los diputados, se les aplicará lo mismo que se decida para los funcionarios.

En declaraciones a Europa Press, Posada ha querido dejar claro que "la austeridad va a seguir en el Congreso" en el presupuesto del año que viene. Por un lado, habrá unas medidas de carácter general, como el sueldo de los diputados, que estarán determinadas por lo que decida el Gobierno en relación con los funcionarios y los empleados públicos.

Al no ser una decisión suya, no se atreve a dar por hecha una nueva congelación de los salarios de los parlamentarios. "No me atrevo a decirlo porque dependerá mucho de la posición global del Gobierno con respecto a los funcionarios --explica--. Todo lo que es de carácter general (remuneraciones, fondo de pensiones, etcétera) son decisiones que vienen globalmente dadas y aunque el Congreso y el Senado son autónomos para hacer su presupuesto siempre hemos seguido esas directrices".

TENEMOS QUE HACER SACRIFICIOS
Pero luego están los gastos del Congreso, donde piensa hacer "el mayor esfuerzo posible para hacer lo mismo con menos". "Haremos todo lo posible para que nuestro presupuesto sea lo más austero", adelanta, apuntando ya recortes en partidas como obras que no sean absolutamente necesarias, viajes y gastos de representación.

"En el Congreso va a seguir la austeridad, indudablemente. Sabemos que tenemos que hacer sacrificios, pero estamos dispuestos --insiste--. No se trata de disminuir nuestras actuaciones sino de gastar mejor y de gastar menos".

En todo caso, sostiene que los parlamentarios no son unos privilegiados: "Sus sueldos fueron reducidos en un 7,5 por ciento con el Gobierno socialista, luego han estado congelados, cuando llegué de presidente suprimí los fondos de pensiones y ahora se les ha quitado una paga extraordinaria que supone el 8 por ciento de su sueldo --subraya--. De modo que si se compara con otro país de la UE, privilegios ninguno".

A su juicio, la única situación distinta de trato es que no pueden ser procesados más que por el Tribunal Supremo y tras un suplicatorio, "pero eso no es un privilegio, y en todo caso es de la Cámara, no del diputado".

Respecto de la posibilidad de que se revise la indemnización que perciben los diputados de provincias por los gastos de su actividad en Madrid, el presidente se remite a lo que decidan los grupos parlamentarios, que "son los que de una forma o de otra condicionan" la actividad parlamentaria. De momento, el PSOE ha anunciado que pedirá la creación de un grupo de trabajo al respecto a la vuelta del verano.

MEJORAR EL PERFIL DE LOS CARGOS ELECTOS
Posada admite preocupación por el hecho de que la clase política siga siendo el tercer problema de España a juicio de los españoles y reconoce que "entre el elector y el elegido se va abriendo un foso de desconfianza". A su juicio, un aspecto que debe mejorarse "claramente" es buscar que los elegidos sean personas adecuadas, que tengan una formación y un trabajo, que haya transparencia y que se vea su labor y su esfuerzo.

En su opinión, la labor del Congreso es "muy importante" y exige "dedicación máxima" a todos los diputados, por lo que prefiere que la compatibilidad del escaño con otros cargos, como alcaldías y diputaciones provinciales, se circunscriba al Senado. Eso sí, no es partidario de imponerlo rígidamente a través de una ley que prohíba ser al mismo tiempo diputado y alcalde.

Según el dirigente 'popular', "es posible" que haya demasiado número de políticos en España, pero especialmente le resulta "excesivo" el número de asesores. Eso sí, no cree que este tema sea el que vaya a resolver la situación económica de España, "ni mucho menos".

En el caso del Congreso, ha recordado que la Constitución establece una franja de entre 300 y 400 diputados, y él no es partidario de subir de los 350 actuales, como figura en las propuestas de reforma electoral de IU y UPyD, y tampoco de rebajar esa cifra.