Portugal impulsará el tren Aveiro-Salamanca y mejorará los puertos de Aveiro y Leixôes

Trabajo en la línea férrea Medina-Salamanca.(Foto: Félix Rivas)

Incluye varios proyectos vinculados a Salamanca en la relación de infraestructuras prioritarias en las que invertirá 5.000 millones de euros hasta 2020. La mejora de los dos puertos y el tren refuerzan la posición estratégica de Zaldesa.

UN CORREDOR FUNDAMENTAL PARA LAS MERCANCÍAS

 

Los puertos del Pais Vasco, Galicia, Cantabria, Galicia y los portugueses de Viana do Castelo, Leixões (Oporto), Aveiro y Figueria da Foz descargaron juntos más de 15 millones de toneladas totales de mercancías, según datos oficiales de 2012. En España, en los puertos de Euskadi, Cantabria, Asturias y Galicia se descargaron más de 2,5 millones de mercancías totales, en 2012, cerca del 30% del total de mercancías descargadas en todos los puertos españoles.

 

Por este motivo, desarrollar una línea férrea con características de altas prestaciones puede convertir Salamanca y Zaldesa en una de las principales salidas para las mercancías que llegan desde el canal de Panamá y, desde los puertos portugueses, puedan ir por tren hacia el resto de Europa.

Portugal ha incluido varios proyectos fundamentales para Salamanca en la relación de las infraestructuras prioritarias a las que pretende dedicar una inversión de 5.000 millones de euros hasta 2020. La lista incluye la línea férrea de mercancías Aveiro-Vilar Formoso-Salamanca y la ampliación de los puertos de Aveiro y Leixôes para aumentar el tránsito de mercancías, lo que potencia el corredor que circula por Salamanca y puede convertir Zaldesa en un punto neurálgico del tráfico de mercancías.

 

Esta situación acabaría con las dudas que había sembrado el ejecutivo luso, que parecía haber volcado sus preferencias en la conexión ferroviaria de mercancías Sines-Madrid por Extremadura. En varias ocasiones, el presidente de la república, Aníbal Cavaco Silva, y el presidente del Gobierno, Pedro Passo Coelho, habían señalado esta inversión por delante de la línea Aveiro-Salamanca, la última, el pasado viernes; tras una reunión con la ministra española de Fomento, Ana Pastor, el secretario de Estado de transportes, Sérgio Monteiro, había colocado la línea salmantina en segunda posición de prioridad tras la de Sines.

 

La relación de infraestructuras prioritarias es, por ahora, el contenido de un informe que, según el diario portugués Jornal de Notícias, ya tendría sobre la mesa Passos Coelho y que empezaría a discutirse desde hoy. Es en este punto donde la disponibilidad real de fondos para sufragar estas inversiones podría resituar el orden de prioridades y, especialmente, las fechas de ejecución. El propio Gobierno luso ha reconocido que tiene que apuntar muy bien dónde invierte, para conseguir que cada euro que invierta devuelva el mayor retorno posible en materia de competitividad a su economía.

 

SE POTENCIA LA SALIDA POR LEIXÔES Y AVEIRO

 

Mientras se marca el desarrollo temporal de las inversiones, sirve analizar la posición de Castilla y León, y de Salamanca en especial, en las prioridades de Portugal. La primera recomendación que hace el informe es invertir en apostar por las líneas ferroviarias y los puertos, y para ello se van a construir nuevas terminales de contenedores en todos los grandes puertos portugueses. El número uno de la lista es Leixôes (el de Oporto), pero también están Sines, Lisboa y Aveiro; para Aveiro, el de referencia para Salamanca se apuesta por ampliar su capacidad para poder acoger barcos de mayor calado, incluso en horario nocturno, y la construcción de una terminal intermodal de carga.

 

El puerto de Aveiro.

 

Tanto las actuaciones en Leixôes como las de Aveiro están entre las quince actuaciones más prioritarias. Y enlazan con otra de las inversiones destacadas: la modernización del corredor Aveiro-Vilar Formoso, que enlaza desde la frontera con el Salamanca-Medina-Irún. La apuesta por la línea férrea Aveiro-Salamana era una de las dudas que había alimentado el Gobierno luso, pero parece que finalmente se contempla su mejora en paralelo con lo que ya está haciendo el Gobierno de España, aunque Portugal todavía tiene que concretar las características que quiere, sobre la base de que será una línea para altas prestaciones y mercancías, pero operable para pasajeros.

 

De este modo, la línea completa se convertirá en una de las salidas más directas de mercancías desde los puertos de Aveiro y Leixôes que, con las inversiones previstas, son capaces de asumir un papel protagonista en la actividad económica de Portugal. La electrificación del lado español está comprometida y Fomento ha procedido ha asegurar las inversiones necesarias en los últimos meses.

 

BUENAS NOTICIAS PARA ZALDESA

 

Esta circunstancia deja en muy buena situación a Zaldesa. El 'puerto seco' salmantino no tendría mucho sentido si Portugal hubiera relegado la inversión en la línea férrea y en el puerto de Aveiro. Sin la salida por tren y sin la apuesta por estos puertos, las instituciones tendrían que plantearse muy mucho esta inversión, pero parece que todo se pone a favor.

 

Ayer mismo el concejal del Ayuntamiento de Salamanca Fernando Rodríguez confiaba en las decisiones de Portugal para esta línea, vinculando su desarrollo al de la propia Zaldesa. Rodríguez aseguró que estaba en conexión con las autoridades de los dos puertos, socios en Zaldesa, y que confiaba que el interés por el puerto de Leixôes, "número uno en resultados en Portugal", determinara la decisión de Portugal. La duda que albergaba sobre si se llevaría a cabo antes la inversión en la línea de Sines parece ahora despejada. Zaldesa tiene acuerdos de desarollo con Leixôes.

 

Ahora solo resta esperar a las decisiones del Gobierno portugués. En cuanto a la línea férrea, los planes podrían estar claros para iniciar los trabajos en 2015. Y en el resto de inversiones, se seguirá el orden de prioridad establecido en este informe, en el que las actuaciones en los dos puertos y la línea férrea están entre las 15 primeras, que recibirán 2.862 millones de euros. 2020 es el horizonte para cumplir con las 30 prioridades marcadas en el informe.