"Por un libro... yo no sé lo que daría por un libro"

Cientos lectores y amantes de la cultura, con los niños como protagonistas se han dado cita en la plaza de la Fuente para protestar por el cierre de la sede de la Fundación Germán Sánchez Ruipérez, y no descartan hacer de este acto reivindicativo algo habitual.

Con el libro como amigo y con la reivindicación de la permanencia en Salamanca de la sede de la Fundación Germán Sánchez Ruipérez. Así han recibido cientos de salmantinos y amantes de la cultura, con los niños como protagonistas, a un nuevo día en el que manifestarse por este hecho era la única prioridad.

 

Así, libro en mano, los más pequeños y los que ya no lo son tanto, han decidido no rendirse y seguir luchando por una situación que consideran injusta y que desmantela una parte muy importante de la cultura de Salamanca, al tiempo que arrebata la ilusión a cientos de niños que cada día se acercaban a leer las obras de sus autores favoritos o reírse con las aventuras de sus personajes de cómics más apasionados.

 

¿La protesta? Con las letras como protagonistas, fue muy buena y así la calificó el organizador del evento, Miguel Battaner, quien destacó que es muy probable que esta actividad se institucionalice y cada sábado, pequeños, jóvenes y mayores reivindiquen la libertad para poder elegir cultura, para leer y para disfrutar con un libro, algo tan sencillo que les quieren arrebatar.

 

El acto contó con cientos de niños acompañados de sus padres, así como representantes del PSOE como Enrique Cabero o José Luis Mateos y la hermana del propio Germán Sánchez Ruipérez, cuya estatua presidía orgullosa un acto a favor de la cultura y de los niños, ya que mezclados forman la mejor de las combinaciones.

Ver album