¿Por qué la Universidad de Salamanca 'marca los tiempos' del planeta?

El inicio del VIII Centenario de la USAL está marcado por un calendario - el gregoriano- que bien podría ser distinto, de no ser por un grupo de expertos del Estudio Salmantino que en 1578 "marcó el tiempo" a nivel mundial.

La Universidad de Salamanca (USAL) trabaja para celebrar en 2018 el octavo centenario de su fundación, siendo así la institución académica de Educación Superior más longeva de España y la "madre" de las fundadas posteriormente en Iberoamérica.

 

Lo que llama la atención es que el inicio de esa efeméride está marcado por un calendario - el gregoriano- que bien podría ser distinto, de no ser por un grupo de expertos del Estudio Salmantino que en 1578 "marcó el tiempo" a nivel mundial.

 

De esa decisión tomada entonces en Salamanca, a consulta del papa Gregorio XIII, depende el día que hoy todos marcamos en el calendario. Por lo tanto, de esa decisión de hace más de cuatro siglos también depende cuándo comenzará el VIII Centenario y cuáles son las fechas concretas de cualquier evento que tengamos guardado en la enciclopedia.

 

Si en la USAL del siglo XVI no se hubiese redactado aquel estudio, hoy podríamos estar viviendo lo mismo, pero con otro día en el calendario.

 

Es decir, la fecha actual se rige por el calendario gregoriano, que tuvo su germen en la Universidad de Salamanca, tal y como recoge un estudio de la profesora Ana María Carabias, que salió publicado en 2012.

 

En ese libro, de Ediciones USAL y que lleva por título 'Salamanca y la medida del tiempo', la experta señala que a orillas del Tormes se elaboraron dos informes a petición de la Iglesia para corregir los desfases del calendario juliano, que regía entonces el devenir de la época.

 

Del primero, redactado en 1515, el papa León X hizo caso omiso, pero el segundo --de 1578--, que contaba con nuevas apreciaciones y que se basaba en el primero, sí surtió efecto en el papa Gregorio XIII, quien promulgó la bula para cambiar el calendario.

 

Así pues, según la experta de la USAL, la fecha actual, que marca los tiempos en la sociedad mundial, tuvo su origen en el informe salmantino de 1578, cuyo original se conserva en la Biblioteca Apostólica Vaticana y del que tiene copia autorizada el Estudio Salmantino.

 

De esta forma, el estudio explica que fue en la Universidad de Salamanca donde se fraguó en 1515 y en 1578 un cálculo matemático que permitió enlazar el distinto ritmo del sol y de la luna, y evitar ese desfase que hacía mella en el calendario juliano.

 

De aquel estudio de Salamanca surgió la aprobación mundial de contar con un año bisiesto de 366 días cada cuatro ejercicios, salvo los años terminados en '00' y que sean divisibles por 400. No obstante, el informe recoge que habrá que corregir el error de un día cada 3.372 años.

 

Aquellos científicos salmantinos solucionaron un problema que traía de cabeza a la sociedad del momento y marcaron los tiempos del devenir de la historia. Así pues, si el 1 de enero de 2018 comienza el año del VIII Centenario de la USAL, será fruto de los cálculos que en su mismo seno llevó a cabo un grupo de eruditos cinco siglos antes.