¿Por qué el petróleo baja un 57% y la gasolina solo un 12%?

Gasolina

El petróleo está en su precio más bajo desde 2009, pero los carburantes se resisten a acompañar este descenso. El peso del coste de la materia prima en el precio que alcanza en las gasolineras, los márgenes y la relación euro/dólar lo explican.

¿Por qué llenar el depósito no me cuesta la mitad si el petróleo ha bajado un 57%? El precio del petróleo está en su mínimo de los últimos seis años, con el barril un 57,2% más barato que hace un año. Esto ha permitido a España ahorrarse 8.000 millones en lo que va de año en la compra de petróleo y gas, productos de los que es dependiente del exterior casi al 100%. Entonces, ¿por qué no se traslada esta situación al surtidor?

 

La caída no se ha hecho notar de igual modo en los bolsillos de los consumidores, ya que el descenso en el precio de la gasolina ha sido del 12% (1,25 euros por litros) y el del gasóleo un 17% (1,09 euros por litro) anuales. El hecho de que el coste de la materia prima tenga un peso del 39% sobre el precio final de la gasolina y del 43% sobre el gasóleo, es uno de los motivos que explica el mayor descenso en el precio del crudo. Con todo, estos porcentajes se sitúan por debajo de la media europea.

 

Asimismo, para entender estas diferencias de descensos cabe destacar que, en realidad, lo que se toma como coste de materia prima no es tanto el coste del petróleo, como el de las cotizaciones internacionales de los carburantes. Además, en este escenario volátil hay que tener en cuenta la depreciación del euro en relación al dólar, divisa de referencia para el crudo, así como los costes fijos a los que hacen frente las estaciones de servicio, como, por ejemplo, los costes de logística y distribución.

 

 


MAYOR MARGEN, PERO PRECIOS MÁS BAJOS  

 

Aún así, el desplome en los precios del Brent unido a estos menores descensos en el precio de los carburantes, ha hecho que el margen de las gasolineras españolas, esto es, lo que ganan por la venta de cada litro, se situase hasta seis céntimos por encima de la media comunitaria, según el último informe de la CNMC correspondiente al mes de junio de 2015.   

 

Con todo, los precios españoles finales se sitúan por debajo de la media de la UE, donde el precio de venta al público del litro de gasolina se sitúa en 1,458 euros y en 1,459 euros en la zona euro, según el Boletín Petrolero de la Unión Europea. Por su parte, el litro de gasóleo cuesta 1,227 euros de media en la UE y 1,183 euros en la eurozona, todo ello debido a la menor carga fiscal que soportan los carburantes en España.