Por la vía rápida a otra final. RIVAS ECÓPOLIS 65 - 68 PERFUMERIAS AVENIDA

LO ESPERADO. Un duro encuentro frente a Rivas, que reaccionó a su mal inicio y frenó a Lyttle pero se encontró con una gran Silvia Domínguez. QUINTA CONSECUTIVA. Ahora espera rival para su quinta final consecutiva.
Isabel de la calle / Rivas (MADRID)

Controló Avenida siempre el marcador, yendo por delante durante toda la primera mitad, aunque no era tarea sencilla para las charras. Comenzaron bien, sin embargo, las salmantinas con un parcial de 0-7 a favor en un partido que volvió a ser duro, durísimo para las jugadoras dirigidas por Jordi Fernández. Las ripenses salieron con la lección bien aprendida y cerraron perfectamente el juego interior salmantino, de tal modo que la pareja titular de Avenida es estos puestos sólo logró cuatro puntos en el primer cuarto y ¡seis! al descanso entre las dos.

Sin embargo, el exterior de Avenida hizo daño a las capitalinas sobre todo por la velocidad de Domínguez, que rompió la defensa propuesta por Fort. Alba Torrens y sobre todo Isa Sánchez, que salió desde el banco muy enchufada, mantuvieron a Avenida por delante en el luminoso. Lástima que tras haber cogido casi diez puntos de renta que hubieran dado una tranquilidad importante a Avenida en el descanso, en apenas un minuto, Rivas lograra acercarse a tan sólo tres puntos (28-31) gracias a una sucesión de faltas de las charras.

Al arrancar la reanudación del partido, además, Rivas anotaba dos puntos que le colocaban a sólo uno de su rival (30-31), lo más cerca que había estado en todo el partido. Pasaron muchos apuros las salmantinas en este tercer cuarto que, de hecho, era el segundo que perdían parcial a parcial (14-13 y 16-14 en el segundo). Y es que Avenida volvió a tener los mismos problemas de faltas con Lyttle que en el primer choque de las semifinales. La caribeña hizo la tercera en el tercer cuarto y la cuarta, en el primer minuto del último parcial.

En el tercero, Rivas coqueteó con el marcador, logrando empatarlo a 42 gracias a una canasta con la inequívoca firma de Tornikidou. La defensa de las locales seguía estando siempre al límite de la falta, haciendo que las salmantinas cometieran muchos errores y pérdidas (14 charras por 9 madrileñas al final del tercer cuarto).

Pero Avenida volvió a ver el partido peligrar nada más comenzar el último cuarto, cuando tras cometer Sancho la cuarta falta, Rivas se puso por primera vez en el partido por delante (45-44) con nada menos que diez minutos aún por delante. Un triple de Isa Sánchez, muy metida en el choque, puso algo más de tranquilidad en el equipo charro (45-48). En los minutos centrales de este parcial, la responsabilidad de las locales la tomó Langhorne, bastante gris hasta entonces, que estaba emparejada con Podrug y la superó claramente. Sin embargo, Fernández sabía que este partido era para Lyttle y se arriesgó sacándola a la cancha con cuatro minutos aún por jugar. La caribeña no decepcionó a su técnico y se puso el equipo a sus espaldas mandando en el rebote y siendo una referencia para sus compañeras en ataque, que volvían a ver espacios interiores con ella en la pista. Pero la quinta falta de Sancho llegó a falta de 1’38” y con 58-61 en el marcador. Avenida supo dirigir con criterio para sentencia desde la línea de personal.