¿Políticos o aves carroñeras?