Política de no agresión: ni Liceranzu, ni Sito, ni Calvo

DECISIÓN. El Guijuelo no ‘tocará’ a técnicos de clubes con los que tiene buena relación. CORCHADO NO, ARNAIZ SÍ. La semana que viene, clave
J. A. S.

El Guijuelo quiere ir lento pero seguro. La Junta Directiva se reunió el pasado lunes hasta altas horas de la noche para acortar la nómina de candidatos para sustituir a Carlos Pouso. De la nómina inicial se han caído ya varios nombres que entraban en las quinielas. Todo gracias a la nueva política de no agresión del club chacinero, que descarta pujar por cualquier técnico que esté en negociaciones o en el proyecto de alguno de sus clubes amigos. Véase: Zamora, Palencia y Salamanca. Eso supone decir adiós a la opción de Íñigo Liceranzu, que está en el proyecto de José María Casas si sale elegido en los comicios para elegir presidente del Zamora. También a Pepe Calvo, que tiene encima de la mesa una oferta del Palencia pero todavía no ha tomado una determinación. Sito está fuera de las cábalas como actual miembro de la secretaría técnica del Salamanca, con el que el Guijuelo ha estrechado lazos en la última campaña para la cesión de jugadores.
“Sólo nos plantearíamos ofrecer algo a Calvo si no renueva, poque las relaciones con el Palencia son muy buenas, igual que con el Salamanca y el Zamora”, advierte Jorge Hernández, presidente del club. José Ramón Corchado, también con pasado rojiblanco, tampoco está entre los nombres que han superado la criba inicial. “No lo hemos valorado. Pensamos en otras cosas”, aclara el mandatario. La directiva redujo este lunes la nómina de deseables a un número de ocho o nueve entrenadores. Durante esta semana los directivos se dedicarán a recabar informes sobre los candidatos, en lo futbolísitico y en lo personal. La intención es reducir la lista a cuatro nombres la próxima semana y hasta hablar con ellos en persona para concretar las condiciones de su llegada.

El club cuenta con cinco jugadores fijos para la próxima campaña más la duda de César Caneda, y ha extendido una propuesta de renovación a Romero, José y Pedrito. El resto de los fichajes quiere atarlos con la opinión del nuevo responsable del banquillo.

Sobre César, al que se situa como apetecido por el Mirandés, Hernández maneja un plazo que termina esta semana para tomar una decisión. “Me dijo que esta semana hablaríamos. Depende de la postura que tome él, pero si quiere marcharse tendríamos que llegar a un acuerdo”, asegura el mandamás.