Policarpo Sánchez pide que regrese el 80% de los documentos enviados a Cataluña

Según él, por vulnerar la Ley. Además, pide responsabilidades políticas o judiciales a los responsables del Gobierno
El investigador Policarpo Sánchez ha manifestado que el 80 por ciento de los documentos que han salido del Centro Documental de la Memoria Histórica con destino a Cataluña deberían regresar a Salamanca porque no cumplen lo que estipula la Ley.

Según sus apreciaciones, se ha enviado un millón de documentos en los dos últimos años que o bien eran propiedad de organizaciones de ámbito estatal y que no estaban de acuerdo en su salida del archivo ubicado en Salamanca o bien refugiados de 20 provincias distintas y que estaban en Cataluña para evitar la represión franquista.

“Los han remitido ilegalmente porque fueron incautados fuera de Cataluña o dentro pero vulnerando el espíritu de la ley por ser refugiados y no catalanes”, ha dicho este investigador salmantino que lleva años investigando sobre los documentos que hay en las dependencias del Colegio de San Ambrosio en Salamanca, donde está la actual sede del Centro Documental.

Además, ha criticado que hayan salido “rápido” sin que diese tiempo en algunos casos a la digitalización, también sin compulsar y sin que se llevase a cabo una catalogación acorde a la idoneidad para su futuro estudio y supervivencia.

Policarpo Sánchez ha señalado que se ha propiciado el traslado con “falta de transparencia y con oscurantismo”, con listados que se presentaban ante el Patronato que luego “no se correspondía” con todo lo que había en las cajas.

Por todo esto, el investigador ha pedido responsabilidades a los máximos responsables del Ministerio de Cultura durante las últimas dos legislaturas, gobernadas por el PSOE, ya que los técnicos responsables han trabajado, según él, “bajo órdenes políticas”.

ÚLTIMA REUNIÓN, “APLAZADA”

Asimismo, en cuanto a la paralización del último posible traslado, que en principio tendrá que esperar al cambio de Gobierno nacional, ha dicho que es “el primer paso” para que “no salga ni un papel más que vulnere la ley”.

Según sus datos, en la última reunión del patronato, que se ha suspendido, se iba a votar un nuevo traslado con 257 cajas de documentos, 15 banderas, seis insignias y medallas y un número “indeterminado” de libros que “aún no habían sido digitalizados por completo”.