Polémica por el despido de un profesor de la Universidad Pontificia por militar en el PCE

El profesor José Sarrión, militante del Partido Comunista y otros movimientos de izquierda, fue despedido en julio. El afectado asegura que la UPSA prescinde de él "por una orden de arriba", apunta a una decisión directa del obispo y tilda el despido de "claramente ideológico".

La Universidad Pontificia se enfrenta a una denuncia por despido improcedente de uno de sus profesores, José Sarrión, que asegura que ha sido despedido de manera fulminante por motivos ideológicos y que ha llevado su caso al juzgado. Según ha podido saber TRIBUNA, los hechos se remontan al pasado mes de julio, cuando Sarrión, profesor colaborador los últimos cuatro años y adscrito a Magisterio, recibió una comunicación por carta en la que las autoridades de la UPSA le anunciaban su despido.

 

El despido llegaba, según ha relatado el propio sarrión a este medio, poco después de haberse doctorado con calificación de sobresaliente cum laude. "Defiendo mi tesis el 11 de junio y días después recibo toda la documentación para poder acreditar que soy Doctor. A la semana y media de acreditarlo ante la UPSA recibo la carta de despido", asegura Sarrión en conversación con TRIBUNA. Se da la circunstancia de que la universidad católica había exigido a sus docentes como condición para seguir ejerciendo que se doctoraran, unos antes de julio de 2014 y otros en julio de 2015; Sarrión tenía de plazo máximo el pasado mes de julio. Según el denunciante, "en la facultad se contaba conmigo" pero hay "una orden de arriba" para despedirle.

 

jose sarrion upsa pontificia

José Sarrión, en el centro, durante una rueda de prensa

 

Según Sarrión, su despido tiene que ver con su militancia en el Partido Comunista, donde es miembro del comité federal nacional, y su actividad en otras organizaciones sociales de izquierda. Sarrión mantiene que la decisión de su despido la toma el obispo de Salamanca, Carlos López, que en función de su cargo ocupa el puesto de Gran Canciller de la UPSA. Y que está basada en la desaprobación por parte del obispo de la diócesis salmantina a actividad y afiliación política del profesor; la afirmación de Sarrión se basa en su conocimiento de una conversación privada en la que el obispo reconoce haber tomado esta decisión personalmente y como represalia. "Es una decisión inconstitucional y en contra de la libertad ideológica", asegura Sarrión, que tilda su despido de "ideológico", motivo por el cual ha acudido a los juzgados.

 

TRIBUNA de Salamanca ha podido saber que la UPSA ha reducido su plantilla de profesores en los últimos cursos y que algunos despidos están en la justicia. Este medio se ha puesto en contacto con el departamento de comunicación de la Universidad Pontifica de Salamanca para solicitar su versión sobre los hechos, sin obtener respuesta; la versión de la universidad católica se adjuntará a esta información cuando esté disponible.

 

De igual modo, TRIBUNA se ha puesto en contacto con el responsable de medios de comunicación del Obispado de Salamanca para contrastar la información y obtener una respuesta por parte del obispo. Las fuentes consultadas han remitido a la UPSA no sin antes asegurar que el puesto de Carlos López como Gran Canciller es meramente protocolario y que por ello no tendría nada que ver en la decisión.

 

El cargo de Gran Canciller es designado por la Conferencia Episcopal y, a su vez, el Gran Canciller es quien propone al Rector Magnífico. Según los estatutos de la UPSA, una de sus atribuciones consiste en que "concede o retira el mandato a los profesores de las disciplinas teológicas y el nihil obstat a los restantes profesores de la Universidad" (artículo 9.4). El término nihil obstat es la aprobación oficial desde el punto de vista moral y doctrinal. También nombra a los vicerrectores, los decanos y directores de escuela, en estos casos, oídos los órganos de gobierno de la universidad. Entre sus atribuciones está la de cesar a profesores numerarios, a los que puede cesar, en el caso de profesores de materias no religiosas, "cuando por falta pública de integridad de vida o de recta doctrina se les retire el nihil obstat" (artículo 66.2 c).

Noticias relacionadas