Podemos pide revisar los "privilegios" de los expresidentes del Congreso y demás exparlamentarios

Jesús Posada, presidente del Congreso
Un centenar de exparlamentarios sigue cobrando pensión del Congreso y unos 50 perciben un complemento


MADRID, 17 (EUROPA PRESS)

Podemos quiere que se revisen los "privilegios" de los que, a su juicio, se benefician los expresidentes del Congreso y los diputados que dejan sus cargos para, en su caso, solicitar que la Mesa de la Cámara promueva su eliminación.

Los expresidentes de la institución tienen derecho por motivos de seguridad a tener un coche con chófer y un escolta durante los cuatro años posteriores al ejercicio del cargo y, además, si no lo compatibilizan con otro sueldo, durante dos años pueden cobrar una indemnización de cesantía que asciende al 80% de su sueldo.

Por ejemplo, Jesús Posada, quien presidió el Congreso en la anterior legislatura, tiene derecho a percibir por este concepto un total de 307.200 euros aproximadamente, aunque, dado que sigue siendo diputado, en su caso tiene que elegir si cobrará como parlamentario o como expresidente.

Pero Podemos también quiere conocer en detalle qué otro tipo de indemnizaciones perciben los diputados que dejan de serlo para, si lo consideran pertinente, solicitar modificaciones en ese régimen que viene aplicándose hasta ahora.

INDEMNIZACIONES, PENSIONES Y AYUDAS

Fuentes parlamentarias han explicado a Europa Press que los diputados que dejan sus escaños cuando finaliza la legislatura tienen derecho a la denominada indemnización de transición, que equivale a dos meses del sueldo que venían cobrando (tanto la asignación constitucional como los complementos que les correspondieran) y se abona en un solo pago.

Los diputados que cesan en sus cargos por la disolución de las Cortes, repiten en las listas pero no consiguen renovar sus escaños pueden solicitar una indemnización por cese que les permitirá cobrar durante dos años su asignación constitucional, pero no los complementos que se sumaran a sus antiguas nóminas por sus respectivos cargos parlamentarios.

Además, todavía hay un centenar de exdiputados que sigue cobrando las pensiones parlamentarias que se suprimieron hace unos años para los nuevos diputados pero que han continuado percibiendo los que lo hacían hasta ese momento.

También hay medio centenar de diputados que perciben un complemento de pensión que les paga el Congreso para que puedan percibir la pensión máxima y que, por tanto, varía en cada caso. Hace dos legislaturas la Cámara eliminó esa ayuda, pero los que venían recibiéndola hasta entonces lo han seguido haciendo.

En el régimen de protección social de sus señorías se incluye, asimismo, una ayuda para los cónyuges (las que la cobran en la actualidad son unas 60 viudas) o huérfanos de los diputados que, a su fallecimiento, queden en una situación económica complicada. Esta ayuda hay que solicitarla expresamente y, si se concede, se revisa de forma anual.