Podemos lamenta que Mariló Montero se sienta ofendida por el... "la azotaría hasta que sangrase"

No en vano, Pablo Iglesias señala que son conversaciones que pertenecen al ámbito privado y que son cosas que no se dicen "en serio".

Podemos lamenta que el comentario vertido por su secretario general, Pablo Iglesias, en el marco de una "conversación privada", haya podido resultar "ofensivo" para la periodista Mariló Montero, aunque también defiende el derecho de su líder a expresar en la intimidad "ironías" o "bromas" que no se dicen "en serio", y que éstas no salgan de ahí, según han explicado a Europa Press fuentes del partido morado.

 

La periodista Mariló Montero ha acudido al Instituto de la Mujer, dependiente del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, para denunciar a Iglesias por una conversación mantenida con el cofundador de Podemos Juan Carlos Monedero, en la que asegura que "la azotaría hasta que sangrase", y que ha sido difundida por el digital OK Diario.

 

Tras conocer la decisión de la periodista, las fuentes consultadas aseguran que sienten que dicho comentario haya podido "resultar ofensivo", si bien avisan de que pertenece a "una conversación privada" que ha salido a la luz al hacerse públicos los "contenidos de un móvil robado", algo que consideran "grave".

 

En este sentido, argumentan que, a su juicio, "es evidente que las ironías y las bromas son precisamente eso porque no se dicen en serio", y además, advierten de que "cuando se hacen en el ámbito privado no deben salir de él".

 

Así, defienden que "en democracia debe garantizarse la seguridad de las conversaciones y comunicaciones privadas" y denuncian que "es muy grave que no se garantice" su derecho a comunicarse con su "gente" de manera "íntima".