Poco botín... para tanto fútbol

Los de Idiakez no solo perdieron dos puntos sino también a un Koeman cuya lesión está por determinar. Las fotos, en esta GALERÍA

Un punto y perder a un Koeman en gran estado de forma son un botín muy escaso y negativo para un Guijuelo que mereció mucho más porque puso el fútbol y las ocasiones pero la diosa fortuna quiso que la pelota no entrase y que Koeman se lesionase, aunque tras unas primeras pruebas, se ha descartado una rotura del cruzado de la rodilla y tiene una subluxación de la rótula y estará una semana de reposo hasta que le hagan más pruebas.

Al Guijuelo solo le faltó el gol (y que Koeman no se hubiese lesionado) para tener una doble alegría, aunque también cayó lesionado Juan Domínguez, por lo que la suerte le es esquiva a un equipo que, pase lo que pase ya ha hecho historia.

En cuanto al partido, el Guijuelo fue muy superior a un Athletic B que no demostró el gran equipo que es porque los de Idiakez no le dejaron ya que supieron presionar la salida de balón de los vascos, el medio campo y no cometieron errores atrás con un Molo sobresaliente que tiene categoría para jugar más que en Segunda B.

El Guijuelo comenzó el partido frío, como el día, que arreció lluvia desde el inicio, pero pronto comenzó a jugar el balón con Romero como principal y más efectiva arma. Los primeros minutos fueron de tanteo y de respeto entre los dos equipos.

El Guijuelo comenzó a jugar al ritmo que marcaba Romero, que dominaba los tiempos del partido y conectaba con un Koeman muy activo, que tuvo dos ocasiones de oro para adelantar a los charros pero en una se encontró a Jon Ander y en la segunda se marchó a la derecha de la portería rival. Minutos más tarde, en el minuto 23, Romero, el eje del juego charro, desperdició una contra, cuatro para dos, al rechazar el pase un defensa vasco, desperdiciando una ocasión única.

De hecho, Romero la tuvo después de un rechace tras un saque de esquina, cuyo remate de volea centrado lo detuvo el guardameta Jon Ander. Era el minuto 29 y los de Idiakez se habían convertido en los dueños del juego y de las ocasiones con Koeman y Romero llevando todo el peligro salmantino y Molo como un auténtico muro atrás, que llevó el delirio a la grada con una salida de balón desde atrás que los vascos solo pudieron parar con una falta.

El Bilbao Athletic solo tuvo una más en las botas de Eraso en el minuto 35, pero su disparo se marchó desviado de la portería de Montero.

El Guijuelo siguió manejando el partido robando el balón rápido y no permitiendo hacer su juego a los vascos con buena presión en la salida de la pelota con Koeman, Romero, Chema y un Juan Domínguez que se tuvo que retirar poco antes del descanso al resentirse de sus molestias, ocupando su lugar en el campo Iván Mateo. Los charros se marcharon al vestuario con muy buenas sensaciones y con la sensación de poderse haber ido con ventaja.

Monólogo del Guijuelo
En la segunda parte, el Guijuelo salió igual, con la misma intensidad y sabiendo lo que se juagaba ante el Bilbao Athletic y gozó de muy buenas ocasiones, otra vez en las botas de un José Romero muy activo y que cada vez que tocaba el balón creaba peligro. Eneko también lo intentó por su banda y cada vez que encaraba, algo iba a pasar.

Así, una jugada bien trenzada de los de Idiakez terminó con un centro de Valero y un remate de Romero que se marchó desviado por poco tras rechazar la zaga.

En el minuto 65, llegó una mala noticia para los charros porque Koeman se lesionó dejando a la grada enmudecida, y entró en el terreno de juego Edu Espada, al que un sector de la afición recibió con abucheos y gritos de ¡Pesetero!, tan injusto como innecesario, porque unas cosas son las formas y otra la realidad; con el pan de uno no se juega.

Los últimos 20 minutos del choque quizá fueron más apagados pero dio la sensación de que solo el Guijuelo quería ganar y Romero seguía haciendo de las suyas apoyado por un Eneko muy activo y un Molo excelso en la salida de balón y en el corte de las jugadas rivales bien secundado por Jonathan, Iturralde y los laterales Toño y Valero.

Así, los charros se llevan un punto que dejan las cosas como estaban pero pierde una ocasión para recortar puntos al cuarto, el Amorebieta que también empató en Ipurúa. Por tanto, nada que reprochar a un Guijuelo que se vació en actitud y buen juego y al que solo esa ‘mala sombra’ que le persigue le privó de los tres puntos y de poder contar con Koeman. Ojalá solo sea un susto, pero tiene mala pinta.

FICHA DEL PARTIDO

CD GUIJUELO: Montero; Valero, Jonathan, Molo, Toño; Iturralde, Juan Domínguez (m. 40 Iván Mateo), Chema, Eneko; Romero y Koeman (m. 65 Edu Espada).

BILBAO ATHLETIC: Jon Ander; Ramalho, Saborit, Etebarria, Albisua, Eguaras (m. 91 Bustinza), A. Eizmendin (m. 61 Medina), Eraso, Guillermo (m. 71 Merino), Vidal y Goti.

ÁRBITRO: Vida Araújo. Amonestó a Romero (m. 19), Iturralde (m. 60) y Toño (m. 85) por parte del Guijuelo; y a Etxebarria (m. 37), Vidal (m. 48) y Medina (m.88) por parte del Bilbao Athletic.

INCIDENCIAS: Partido disputado en El Municipal de Guijuelo ante cerca de 400 espectadores con un ambiente frío en lo meteorológico. Incluso llegó a granizar en alguna fase del encuentro.