PNV plantea crear a principios de 2013 una ponencia de autogobierno de la que salga un texto que refrenden los vascos

 Iñigo Urkullu
Propone a los partidos hacer "un relato clarificador de la violencia de ETA" para abordar "una valoración crítica del pasado"
Propone a los partidos hacer "un relato clarificador de la violencia de ETA" para abordar "una valoración crítica del pasado"

BILBAO, 31 (EUROPA PRESS)

El PNV ha planteado a EH Bildu, el PSE-EE, PP y UPyD, que se cree, en el primer trimestre de 2013, una ponencia parlamentaria sobre autogobierno, de la que salga un texto articulado que sea refrendado por la ciudadanía vasca. Además, les ha propuesto realizar "un relato clarificador de la violencia de ETA" para abordar "una valoración crítica del pasado".

Estos son algunos de los contenidos de la propuesta que la formación jeltzale ha trasladado este miércoles por la tarde a las cuatro formaciones políticas que han conseguido representación en el Parlamento vasco, una vez concluida la ronda de contactos que su comisión negociadora, liderada por el candidato a lehendakari, Iñigo Urkullu, ha mantenido durante estos dos días.

En el documento, el PNV dedica al tema del autogobierno un espacio menor que el que destina a las propuestas para salir de la crisis

--cuestión prioritaria para la formación jeltzale-- o para consolidar la paz y la normalización, segundo en importancia.

En el capítulo del futuro del autogobierno vasco, plantea que, a lo largo del primer semestre de 2013, se constituya en sede parlamentaria una ponencia especial, con el objetivo de elaborar una propuesta.

Una vez que se conforme esta iniciativa, cada grupo planteará la participación de dos juristas de reconocido prestigio, de cara a analizar el documento presentado y crear un texto de aproximación a las materias concitadas. El trabajo de este grupo de expertos debería estar concluido en el plazo máximo de un año.

Asimismo, dice que la ponencia elaborará, "en virtud de los puntos de aproximación alcanzados", el texto articulado para su posterior tramitación, aprobación y refrendo por parte de la sociedad vasca.

PAZ Y CONVIVENCIA

En el capítulo de "paz y Convivencia", la formación jeltzale destaca que, "tras el anuncio de ETA del cese definitivo de su actividad armada, las instituciones vascas, rehabilitadas en su pluralidad plena, tienen la responsabilidad de asentar un nuevo horizonte de convivencia".

Para ello, señala que "es preciso abordar, desde el más amplio acuerdo, las políticas referentes a la consolidación de la paz, a la humanización y a la reconciliación social tras décadas de un conflicto destructivo".

El texto subraya la necesidad de asumir el principio ético de "la dignidad humana", el democrático del "pluralismo" y el metodológico del "diálogo". Dentro del principio ético, ha destacado varios compromisos, como el de asumir "el compromiso con la defensa y promoción de todos los derechos humanos y, en consecuencia, con la oposición al uso de la violencia y a su amenaza, defensa o legitimación".

LA VIOLENCIA DE ETA

También destaca que hay que completar "un relato clarificador de la violencia de ETA, así como de todo el resto de vulneraciones de derechos humanos y de sus efectos en los últimos 50 años, para poder realizar una valoración crítica del pasado, así como para continuar y culminar los procesos de reparación a las víctimas".

En cuanto al principio democrático del "pluralismo", manifiesta que hay que "defender la factibilidad de todos los proyectos con sustrato y sustento democrático". De esta forma, emplaza a "impulsar y complementar en distintos ámbitos, procesos y políticas de humanización con el eje común de la consolidación de la paz social y la desaparición de toda forma de violencia o vulneración de derechos humanos".

En lo que respecta al principio metodológico del "diálogo", plantea que se asuma "el compromiso" de dialogar y acordar "como opción preferente para dirimir las diferencias y, en cualquier supuesto, con el respeto a los principios y procedimientos democráticos".

De esta forma, propone "promover una nueva cultura de convivencia y reconciliación social que, basada en la aceptación mutua, el diálogo plural y la responsabilidad, sitúe la defensa de la dignidad humana en el primer lugar del orden de valores".

PONENCIA DE PAZ Y CONVIVENCIA

En su documento, el PNV apuesta por dar continuidad a la Ponencia de Paz y Convivencia creada en el Parlamento vasco a finales de la anterior legislatura para crear "un ámbito de trabajo compartido con vistas al impulso de las políticas públicas prioritarias para la consolidación de la paz social".

Esta ponencia centraría su trabajo en elaborar consensos preventivos en materias "especialmente sensibles" para consolidar una nueva cultura paz, convivencia y reconciliación; hacer un seguimiento e impulso de las políticas públicas en materia de memoria, reconocimiento y reparación a las víctimas; y elaborar un dictamen con recomendaciones consensuadas sobre política penitenciaria. También destaca la necesidad de impulsar las políticas públicas de promoción y difusión de los derechos humanos en la sociedad vasca.

La formación jeltzale cree que hay que materializar la creación del Instituto de la Memoria, la Convivencia y los Derechos Humanos "para la coordinación de las políticas públicas de memoria y reconocimiento de todas las víctimas, así como de la promoción y difusión de la cultura de paz y los derechos humanos".

De esta forma, explica que el Instituto centrará sus esfuerzos en "la elaboración de una memoria de las vulneraciones de derechos humanos que incorpore diferentes periodos: guerra civil, dictadura, transición y democracia; en completar los procesos de reconocimiento y reparación a las víctimas del terrorismo que establece la Ley; y

desarrollar y completar los procesos de reconocimiento y reparación a las víctimas de abusos policiales y otras vulneraciones de derechos humanos, según los estándares internacionales".

LAS VÍCTIMAS

También considera que su labor debe ser la de "desarrollar y completar los procesos de reconocimiento y reparación a las víctimas de la guerra civil y del franquismo", además de "una política integral de promoción y difusión de los derechos humanos en la sociedad vasca".

También aboga por "actualizar el diagnóstico de situación de la educación para la paz y los derechos humanos en Euskadi, y evaluar cuantitativa y cualitativamente la ejecución de las acciones recogidas en el plan denominando 'Convivencia democrática y deslegitimación de la violencia 2010-2011'".

En esta línea, pretende "elaborar, de forma participativa y concertada, el III Plan Vasco para la paz y los derechos humanos, haciendo especial hincapié en la consolidación de los espacios de coordinación ya existentes", como el Consejo Consultivo, la Comisión Interdepartamental y el Foro de Asociaciones.