Pleno visto y no visto para la despedida

El Ayuntamiento despide la legislatura con un pleno de cinco minutos en el que se ha hecho mención a los que no siguen, en especial, al concejal socialista Rivas que se marcha con el récord de años en el pleno.

Pleno visto y no visto para la despedida de legislatura. En menos de cinco minutos se ha despachado el último pleno de este período, que ha servido para tener un breve (y poco sentido) reconocimiento a los concejales que han trabajado estos años. El alcalde, Alfonso Fernández Mañueco, ha tenido una mención para todos los concejales, también para los que no siguen, que son bastantes en sus filas y en las del PSOE, y especialmente para el concejal socialista Jesús González Rivas, que se jubila y abandona el cargo estableciendo un nuevo récord: ha sido concejal desde 1980 y el único de la bancada socialista que ha estado en el Gobierno (entre 1983 y 1987).

 

De las despedidas, muchas en el lado popular. Agustín Sánchez de Vega, Jorge Recio, Paz Pablos, Clarisa Molina, Dori Barbero y Gozo Merino no tenían sitio en las listas, y Emilio Arroita y Ángel Lago que no fueron elegidos concejales. En el lado socialista se marchan Toribio Plaza, Dori Ruano y Soledad Murillo que no iban en candidaturas, Joaquín Corona que había anunciado su retirada y Jesús González Rivas que iba en un puesto honorífico en las listas porque se jubilaba.

 

La anécdota la ha protagonizado también el alcalde, que ha empezado el pleno leyendo el enunciado oficial que, por error, calificaba de extraordinario el pleno cuando es ordinario porque es el que corresponde al mes de junio. El próximo, a principios de julio con la nueva corporación y la posibilidad de muchos cambios: los grupos han pedido cambiarlo a la tarde, a un lugar con más aforo y retransmitirlos.