Plantilla y directiva se dan una tregua pero los jugadores piden “más comunicación”

Presidente y consejeros asumen sus errores en el tema de los pagos y la plantilla cobrará hoy febrero, pero el pago de marzo aún se desconoce

Tensa calma; ésa puede ser una buena definición del encuentro mantenido entre jugadores y cuerpo técnico y directiva al término de la sesión preparatoria del equipo del martes por la tarde, en una reunión que se prolongó durante dos horas, y en la que ambas partes se han dado una tregua hasta final de temporada para terminar el año lo más arriba posible y seguir con el sueño del Guijuelo.

No obstante, la plantilla reconoce que de seguir con el incumplimiento de los plazos en el cobro o los aplazamientos del mismo, volverán a protestar aunque se espera que todo llegue a buen puerto hasta final de año y eso es lo que ha dejado entrever la directiva que, según ha podido saber TRIBUNA, entiende la postura de los jugadores.

Por tanto, todos esperan que el encuentro mantenido, en el que todos expresaron sus puntos de vista, con algún momento de cierta tensión, sirva para aclarar la situación y que los cobros se realicen en tiempo y forma aunque el mes de marzo se desconoce cuándo se va a cobrar porque el club está a la espera de recibir una cantidad de dinero de una institución y por el momento no sabe cuándo llegará.

Además, la directiva mostró su disposición a arreglar algunos asuntos pendientes que tenía con algún jugador aunque otros aspectos, como las primas no se han solucionado, y la directiva ha señalado que sigue estudiando la propuesta de los jugadores pero aún no le ha dado una respuesta.

Lo más importante, el equipo… y el jueves hay partido
A todo esto, y en medio de la polémica, el jueves, el Guijuelo disputa un partido importantísimo frente a un rival directo como el Bilbao Athletic, al que aventaja en tres puntos pero al que podría dejar fuera de la pelea si vence en El Municipal porque ya serían seis puntos y el ‘golaverage’.

Además, el Amorebieta, cuarto clasificado, visita al Eibar y los charros primero tienen que ganar y después esperar un pinchazo de los vascos para irse unos días de descanso y poder afrontar el tramo final de la temporada para seguir peleando por su sueño.