Plan de Dinamización y vía de La Fregeneda: Iglesias incumple sus dos grandes promesas de turismo

El presidente de la Diputación, Javier Iglesias, en su rueda de prensa de balance de Salamaq 2015.

La Diputación no ha ejecutado nada de las dos grandes apuestas que hizo Iglesias de cara a 2015, que no llegarán a tiempo. La recuperación de la vía férrea de La Fregeneda está en proyecto, pero no está lista para empezar, mientras que del plan estratégico nada se sabe.

El desarrolldo de planes y propuestas para el sector turístico es una de las promesas 'tipo' de cara a los presupuestos, también en la Diputación, pero el equipo de Gobierno de La Salina tiene todos los números para terminar este año 2015 sin un solo avance en esta materia. El motivo, que ninguna de sus dos grandes apuestas, el Plan Estratégico de Dinamización Turística y la recuperación de la vía férrea de La Fregeneda, está lista para hacerse realidad y tendrán que esperar, al menos, hasta 2016 después de todo un año 'en blanco'.

 

A estas alturas de año, ninguno de los dos proyectos está maduro para entrar en fase de ejecución. Y eso en el caso más optimista, porque del plan de dinamización nada se sabe. Así lo denuncia el grupo socialista y lo han puesto de manifiesto la falta de información concreta en las diferentes comisiones informativas de los últimos meses.

 

En primer lugar, el Plan Estratégico de Dinamización Turística fue anunciado por el presidente de la Diputación a finales del pasado 2014 como una de las apuestas más firmes en materia de turismo. Su presupuesto así lo indica: 600.000 euros se anunciaron. Sin embargo, a día de hoy no existe proyecto sobre el que basar ninguna actuación para hacer efectiva esa dinamización turística que preconiza. El grupo socialista se ha interesado en varias ocasiones en comisión informativa por su estado de desarrollo sin que, a estas alturas de ejercicio, el equipo de Gobierno haya comunicado siquiera su existencia.

 

El otro caso es el proyecto para la recuperación de la vía férrea entre La Fregeneda y Barca d'Alva como itinerario turístico. La idea, recuperada de un viejo proyecto que fracasó en 2007, fue anunciada por La Salina en diciembre de 2014 con la promesa de una inversión de 800.000 euros para adecuar a su uso turístico los últimos kilómetros de esta vía férrea, declarada Bien de Interés Cultural y que ha sufrido un importante abandono en los últimos años que algunas asociaciones ciudadanas han tratado de paliar.

 

En este caso, sí se han producido algunos avances. En marzo pasado el presidente de la Diputación confirmó su compromiso y se produjeron los primeros contactos con Adif, titular de la línea. Hasta donde se sabe, en mayo el administrador de infraestructuras ferroviarias dio el visto bueno a que la Diputación siguiera adelante con el proyecto. Las medidas de este proyecto están todavía en estudio y se está haciendo cargo la vicepresidenta, Chabela de la Torre. Pero es casi imposible que esté a tiempo para empezar a ejecutarlo este 2015, toda vez que quedan dos meses y medio para acabar el año. En este plazo es improbable que el plan esté terminado, aprobado y se haya podido empezar a ejecutar.