Pistorius conocerá el veredicto por asesinar a su novia el 11-S

El atleta sudafricano Oscar Pistorius conocerá el 11 de septiembre el veredicto del juicio en el que se le acusa de asesinar a tiros a su novia Reeva Steenkamp, que terminó en Pretoria. 

La jueza Thokozile Masipa analizará ahora más de 4.000 páginas de evidencia antes de entregar su veredicto el 11 de septiembre. El atleta paralímpico, de 27 años, está acusado de asesinar a Steenkamp, licenciada en Derecho y modelo, en su casa de Pretoria el Día de San Valentín del año pasado.

La defensa dice que Pistorius, que utilizaba prótesis de fibra de carbono en las piernas para correr, disparó a Steenkamp a través de la puerta cerrada de un cuarto de baño en el que creía que había un intruso.

El fiscal Gerrie Nel ha pasado el juicio, que comenzó en marzo, describiendo a Pistorius como un hombre impulsivo obsesionado por las armas que disparó deliberadamente a su pareja, de 29 años, cuatro veces a través de la puerta del baño donde se refugiaba tras una discusión. "Él sabía que había una persona en el baño. Esa es su evidencia", dijo el fiscal a la jueza.

"Su intención era matar a un ser humano. Disparó indiscriminadamente hacia el baño. Por lo que, su señoría, es culpable de asesinato. Tiene que haber consecuencias", añadió Nel.

El abogado defensor Barry Roux dijo que las pruebas psicológicas demostraban que tenía una respuesta de lucha reforzada debido a su discapacidad y que estaba aterrorizado y vulnerable cuando disparó a Steenkamp.

"Estás en esa puerta. Eres vulnerable. Tienes ansiedad. Estás entrenado como atleta para reaccionar. Tengan todos esos factores en cuenta", dijo Roux, añadiendo que Pistorius se había sentido expuesto porque no llevaba puestas las prótesis. "Tiene el dedo en el gatillo, listo para disparar. En algunos casos una persona puede disparar por reflejo. Es tu instinto primitivo", continuó.

El fiscal pidió que el atleta sea condenado por homicidio intencionado, un crimen que podría acarrearle la cadena perpetua. Un cargo menor de homicidio culposo podría conllevar una sentencia de unos 15 años en prisión.