Pintadas con vistas a la Plaza Mayor dejan en evidencia el plan 'antigrafitis' de Mañueco

Las pintadas campan a sus anchas a escasos metros de la Plaza Mayor mientras el equipo de Gobierno mantiene unos medios totalmente escasos para la limpieza.

La reciente polémica sobre la pintadas en elementos patrimoniales de la ciudad como el verraco del Puente Romano o numerosas estatuas del centro histórico no ha servido para que el Ayuntamiento de Salamanca se mueva para acabar con estos ataques. De hecho, no hay más que darse una vuelta por el casco histórico para comprobar el gran número de grafitis y pintadas que 'adornan' muchas paredes, edificios, elementos urbanos...

 

Es el caso de las que hay a escasos metros de la Plaza Mayor y que han servido para una nueva denuncia del PSOE. Como se puede ver en las imágenes, los visitantes son recibidos en los accesos a la plaza por paredes y los paneles de un kiosco totalmente pintarrajeadas por los vándalos. Y no sólo no se hace nada para evitarlo, sino que además los grafitis que pasan semanas sin que nadie los limpie.

 

En la comisión de Urbanismo celebrada esta mañana, el PSOE ha pedido la ampliación de los servicios municipales de limpieza de pintadas,  o lo que es lo mismo, se dote de más medios al plan antipintadas para hacerlo efectivo, algo que  no ocurre ahora, y que este plan tenga también en cuenta actuaciones en los barrios. Este plan fue una de las grandes apuestas del alcalde en su cruzada contra las pintadas, una guerra que el primer edil puede considerar perdida a la vista de los últimos acontecimientos: un vándalo pintó el verraco del Puente Romano sin que se le haya podido identificar porque la cámara instalada para evitar estos actos no funcionaba.

 

 

Esta misma solicitud se hizo el 20 de abril, y los concejales socialistas han vuelto a reiterarla ante la inacción del equipo de gobierno encabezado por Fernández Mañueco y el lamentable aspecto que presenta la ciudad en este sentido. Actualmente sólo hay un vehículo hidroarenador con un conductor y un peón en turno de mañana de lunes a viernes al 75% de su jornada y que además no es útil para este tipo de trabajos al no contar con el material ni las características necesarias. Medios muy escasos para tratarse de una prioridad municipal.