Pillados "in fraganti" cuatro miembros de un grupo criminal en Salamanca

Tres de ellos fueron sorprendidos en el interior de un establecimiento, mientras el cuarto les esperaba fuera con un vehículo.

Agentes de la Policía Nacional han detenido a cuatro varones de edades comprendidas entre los 18 y los 42 años, considerados todos ellos integrantes de un grupo criminal organizado especializado en la comisión de delitos de robos con fuerza en establecimientos y domicilios, con un amplio historial delictivo, que ha motivado que todos ellos y otros individuos integrantes del mismo hayan sido puestos en distintas ocasiones a disposición judicial por las Fuerzas de Seguridad del Estado, habitualmente por la comisión de delitos de robo con fuerza en esta ciudad, en pueblos de la provincia y en otras provincias de la comunidad, incautándose efectos procedentes de numerosos hechos delictivos contra el patrimonio.

 

El grupo del que forman parte, integrado por los detenidos y por otros individuos, tiene carácter estable, roles perfectamente definidos y sus miembros se distribuyen tareas o funciones de forma concertada, actuando en la comisión de los ilícitos distintos individuos, para evitar en lo posible ser relacionados, dado que sus integrantes no solo han sido detenidos sino identificados en numerosas ocasiones, generalmente en horario nocturno, encontrando en su poder útiles e instrumentos para la comisión de los delitos. El grupo es conocido en el argot como “la banda del gominolo”, alias con el que se identifica al varón de 42 años que es el que presuntamente dirige y coordina el mismo.

 

Los Agentes que han practicado las detenciones acudieron a las 04:00 horas del pasado día tres a un establecimiento de hostelería sito en el número 42 de la calle Pizarro comisionados por la Sala del 091, tras demandarse telefónicamente de la misma presencia policial, al haber observado los comunicantes que tres individuos habían entrado por debajo de la trapa en el local. Las dotaciones policiales que acudieron identificaron en la confluencia de la calle Pizarro con Alfonso de Castro a uno de los detenidos, que se encontraba en actitud vigilante y manipulando el teléfono móvil al detectar la presencia policial, junto a un vehículo del que es titular y que presuntamente iban a utilizar para huir del lugar con los efectos producto del robo, deteniéndole cuando pretendía huir del lugar.

 

Al mismo tiempo, otros agentes observaron que la trapa del establecimiento estaba forzada y levantada unos treinta centímetros del suelo, accediendo al interior por debajo de la misma, constatando que la puerta de entrada estaba también forzada. Al efectuar una requisa, encontraron a los otros tres detenidos, dos en la cocina y el tercero en el almacén contiguo a la misma. Comprobaron que en el local había un gran desorden, con efectos y documentos tirados por el suelo, dos máquinas tragaperras forzadas y el cajetín con monedas de una de ellas en el suelo, interviniendo junto a las mismas una palanqueta, otra tipo pata de cabra, una barra de hierro curvada terminada en punta tipo destornillador, un destornillador, y dos pares de calcetines, presuntamente utilizados como instrumentos para el forzamiento en la entrada y en el interior del local.

 

Las investigaciones practicadas permiten considerar a los detenidos presuntos autores de otros siete delitos de robo con fuerza perpetrados en cinco establecimientos de hostelería, una carnicería y un quiosco, denunciados desde el día nueve del pasado mes de julio.

 

Los detenidos, con las diligencias policiales tramitadas, han sido puestos a disposición del Juzgado de Instrucción de guardia.