Pilar GarcĂ­a: "Una vez logrado el objetivo, ahora solo queda disfrutar para hacerlo mejor"

La atleta peĂąarandina vuelve a disputar el 1.500 en un Campeonato de EspaĂąa Absoluto tres aĂąos despuĂŠs y tratarĂĄ de estar entre las 8 mejores

Pilar GarcĂ­a (7/5/1982) tiene el prĂłximo dĂ­a 25 marcado en rojo en su calendario.

SerĂĄ entonces cuando la atleta peĂąarandina vuelva a disfrutar de la sensaciĂłn de correr en un Campeonato de EspaĂąa absoluto, hecho que no sucedĂ­a desde hace tres aĂąos.

DespuĂŠs de pasar por las manos de Rivero (hasta 2009) y de Rosa Colorado despuĂŠs, en el mes de abril de este aĂąo, la salmantina decidiĂł cambiar de aires y poner su entrenamiento en manos de los exatletas internacionales Alberto GarcĂ­a y Roberto Sotomayor. QuizĂĄ el cambio ha insuflado nuevos ĂĄnimos en la atleta del BidezĂĄbal, ya que con la marca de 4.28 acreditada en MatarĂł se ha metido en el Nacional de Pamplona.

"Todo ha sido muy duro este aĂąo, pero me siento muy bien y creo que podrĂ­a incluso estar cerca de mi marca personal", asegura GarcĂ­a. Esos 4.24 la posicionarĂ­an en una 'carrera' diferente dentro del atletismo nacional, aunque de momento su objetivo en el Nacional es "disfrutar. AsĂ­, ademĂĄs, seguro que corro mejor", se dice en voz alta a sĂ­ misma.

"Estar entre las ocho primeras serĂ­a hacer una gran carrera, aunque me gustarĂ­a meterme entre las seis mejores". Sus rivales no son fĂĄciles. Junto a ella en la lĂ­nea de salida estarĂĄn dos atletas reciĂŠn llegadas de los Juegos de Londres como Natalia RodrĂ­guez o Isabel MacĂ­as, ademĂĄs de Iris Fuentes-Pila, que es otra de las favoritas para llevarse medalla.

Sin instalaciones 'dignas' en PeĂąaranda

Esta peĂąarandina, sin embargo, continĂşa con sus rutinas de entrenamiento que la llevan a viajar hasta cuatro veces por semana hasta la capital charra para poder entrenar en las pistas del HelmĂĄntico. La falta de instalaciones en PeĂąaranda asĂ­ lo requieren. "Desde 1999 que fui internacional, llevo pidiendo una pista en PeĂąaranda. Es muy duro tener que desplazarse hasta Salamanca y te somete a un estrĂŠs que luego se nota en las piernas. Hasta ahora no lo he conseguido... ojalĂĄ algĂşn dĂ­a lo logre", suspira GarcĂ­a.

A este nivel de competiciĂłn casi "se paga por correr". De hecho, los impagos entre los clubes atlĂŠticos son frecuentes en esta ĂŠpoca de crisis. A GarcĂ­a el Caja Rural aĂşn le adeuda 2.000 euros y el BidezĂĄbal tampoco estĂĄ al dĂ­a en los pagos por el retraso en las subvenciones. Sin embargo, la motivaciĂłn y el trabajo acumulado serĂĄn sus dos grandes bazas para firmar el papel que merece en el Nacional de Navarra.