Pierde la vida un joven de 33 años tras ser arrollado por un vehículo

Un joven de 33 años de edad perdió la vida la madrugada del sábado al domingo tras ser arrollado por un turismo, en el municipio de Peñaranda de Bracamonte, según informó el portavoz del Servicio de Emergencias de Castilla y León 112.
c. hernández / e. gómez

El accidente se registró en torno a las 05.30 horas, cuando la Policía Local del municipio contactó con el Servicio de Emergencias Castilla yLeón 112 para avisar de un atropello ocurrido en la calle Salvador Gómez de Liaño. Solicitaron asistencia para un varón que resultó herido.

Tras recibir el aviso se desplazaron hasta el lugar Emergencias Sanitarias, Sacyl, que envió una ambulancia de soporte vital básico, con un equipo médico del centro de salud de Peñaranda de Bracamonte, así como una UVI móvil. Sin embargo, el requerimiento de la UVImóvil se anuló posteriormente tras confirmar los facultativos de Atención Primaria el fallecimiento del herido atropellado.

Se trata de un joven de 33 años, Gabino M. D., muy conocido en el municipio, donde residía, por lo que la noticia conmocionó a todos los vecinos de la localidad, que no daban crédito a que un joven haya perdido la vida en el casco urbano y en una calle muy estrecha, donde los vehículos deben circular a una velocidad moderada, ya que, además es una vía con bastante tránsito de transeúntes ante la existencia de algunos negocios.

El cuerpo del joven fue trasladado al tanatorio de La Dolorosa, donde en la mañana de ayer se le practicó la autopsia para determinar las causas de la muerte. Por la tarde fue trasladado al tanatorio de La Dolorosa en Peñaranda. El funeral se celebra hoy en la parroquia de San Miguel Arcángel, a las 13.00 horas.

Aunque se están investigando las causas en las que se produjo el atropello –el vehículo implicado lo conducía otro joven del municipio–, según la versión oficial aportada por el alcalde de la localidad, Isidro Rodríguez, las primeras hipótesis apuntan a que se ha tratado de un accidente “fortuito”, sin que hubiera intencionalidad o imprudencia por parte del piloto. Al parecer, a falta de los resultados de la autopsia, los primeros indicios apuntan a que fruto del impacto con el turismo, la víctima cayó mal al suelo y se desnucó.

Tanto la víctima, que era camarero y había trabajado en varios locales, como el piloto del turismo eran muy conocidos en el municipio, por lo que tras conocerse la noticia, las conversaciones de los vecinos versaron sobre el accidente, tratando de comprender lo que había ocurrido.

Décima víctima en la carretera
Las carreteras de la provincia se han cobrado una decena de víctimas desde que comenzó el año. Ocho de los siniestros se registraron en las carreteras y dos en el casco urbano.

De los diez accidentes, cuatro de ellos fueron atropellos a peatones. El último caso, sin contar el ocurrido ayer, sucedió el 15 de febrero, en la Nacional 620, a la altura de La Rad. Un camionero, que previamente tuvo un accidente con otro coche, se bajó y fue arrollado por un vehículo.