Pierde la vida un hombre de 49 años cuando limpiaba un pozo

Aldeanueva de la Sierra. A falta de la realización de la autopsia, las hipótesis apuntan a que la víctima, que se encontraba a una profundidad de unos cinco metros, falleció ante la falta de oxígeno
E. G.

Un hombre de 49 años perdió la vida ayer cuando se encontraba limpiando un pozo en una finca ubicada a las afueras del municipio de Aldeanueva de la Sierra, según informaron fuentes del Servicio de Emergencias de Castilla y León 112.

Los hechos sucedieron en torno a las 12.40 horas. En ese momento, el fallecido, cuya identidad responde a las iniciales J. J. M. G., se encontraba limpiando un pozo a cinco metros de profundidad, ubicado en la finca de Valdehierro, propiedad de la víctima. Según informaron fuentes consultadas por este periódico, en la finca también se encontraban su mujer y sus tres hijos, todos ellos menores de edad.

A la falta de la realización de la autopsia que determine con exactitud las causas de la muerte de J. J. M. G., las primeras hipótesis que se barajan es que la víctima pudo haber fallecido por la falta de oxígeno existente a esa profundidad. Mientras, otras fuentes apuntan a la posibilidad de que el afectado pudiera haber inhalado gases cuando limpiaba el pozo.

Tras comprobar que este vecino de Aldeanueva de la Sierra no respondía, algunos de los presentes alertaron al Servicio de Emergencias de Castilla y León, que dio aviso de inmediato a la Guardia Civil, los Bomberos de la Diputación y de Tamames y al Sacyl, que desplazó una ambulancia, un helicóptero medicalizado y un equipo médico de Tamames. En el lugar del accidente, los Bomberos sacaron el cuerpo sin vida de J. J. M. G., sin que los facultativos pudieran hacer nada por salvarle la vida. En torno a las 17.00 horas, el cuerpo de la víctima se trasladó al tanatorio de La Dolorosa, en Salamanca, donde está previsto que hoy se le realice la autopsia.

J. J. M. G. residía junto a su mujer y sus tres hijos menores en el municipio y se dedicaba a la ganadería y la agricultura, además también realizaba trabajos de cerramientos, según informaron fuentes municipales.

Para este municipio de apenas un centenar de habitantes, la muerte de su vecino ha supuesto “un duro golpe para todos”, ya que se encontraba “en la flor de la vida”, señaló el alcalde a este periódico, Vicente Solorzano Vegas.

También, a finales del mes de julio, concretamente, el día 28, un hombre de 70 años perdió la vida en un pozo ubicado en una finca del municipio de Aldeaseca de Armuña cuando intentaba salvar a su nieto de 24 años que había resultado intoxicado por un motor con el que estaban limpiando un pozo a cinco metros de profundidad. El joven, que permaneció varios días en la UVI con pronóstico grave, solicitó ayuda al encontrarse mal por lo que su abuelo decidió bajar para ayudarle, siendo él el que falleció por inhalación de monóxido del motor de gasolina. Además de las dos víctimas, también resultó intoxicado un hombre de 44 años, que fue trasladado al Hospital con pronóstico leve.