Piden tres años de prisión para un falso vidente por cometer diversas estafas

Profesor Kunate. El imputado cobraba entre 30 y 40 euros por la primera consulta y luego pedía mayor importe, llegando a conseguir 140.000 euros
E. G.

El Ministerio Público solicita tres años de cárcel para T. S., más conocido como profesor Kunate por estafar presuntamente a numerosas personas. A través de esta práctica presuntamente fraudulenta, el imputado consiguió unos 140.000 euros, según informaron fuentes consultadas por este diario.

Los hechos por los cuales el súbdito guineano T. S. se sentará el próximo día 11 de enero en el banquillo de los acusados sucedieron el pasado año. El imputado se anunciaba utilizando impresos publicitarios que repartía por la calle o en los buzones. “Profesor Kunate. Auténtico vidente africano. No hay problema sin solución” afirmaba en algunos de los ejemplares. De esta manera, el acusado presuntamente conseguía clientes que acudían a su consulta, ubicada en el número 15 de la calle Banzo.

En la primera consulta el precio oscilaba entre los 30 y 40 euros –por escuchar sus problemas–, pero en ese primer contacto era donde pesuntamente se fraguaba la estafa, empleando una habitación preparada con artilugios y objetos esotéricos, donde el imputado, con la ropa acorde en este tipo de rituales, presuntamente convencía a los clientes para sucesivas consultas. A medida que la cita avanzaba les exigía supuestamente importantes cantidades de dinero, necesarias para solucionar los problemas ya que les comentaba que tenía que sacrificar animales procedentes de África.

La Fiscalía ha tenido conocimiento de cuatro casos de afectados, en que tres víctimas le entregaron 11.000 y 14.000 euros. El cuarto afecado le llegó a entregar 80.000 euros, a los que se añaden otros 26.500 euros destinados a la adquisición de productos fabricados por el imputado. La denuncia de una mujer que afirmaba haber sido víctima de una estafa por un falso vidente, al que en diversas consultas había entregado hasta 11.000 euros permitió detener el 27 de febrero de 2009 al imputado junto a otra persona. En el registro efectuado en el domicilio encontraron resguardos bancarios de ingresos y un cuaderno en el que figuraban anotaciones respecto a unas 100 personas.

Por estos hechos, el Ministerio Público solicita tres años de prisión para el acusado por un delito de estafa, además de una multa de 1.920 euros y el pago de una indemnización de 120.000 euros.