Piden siete aĂąos de cĂĄrcel para el acusado de atracar una sucursal y una farmacia

En abril de 2008. El imputado entró presuntamente en la entidad tapando su rostro con unas gafas de sol, una bufanda, una gorra y portando una pistola 

 

e. g.
Un ciudadano salmantino de unos 45 aĂąos se enfrenta esta maĂąana a una pena de siete aĂąos de cĂĄrcel acusado de atracar presuntamente una sucursal bancaria y una farmacia en abril de 2008, segĂşn informaron fuentes jurĂ­dicas.
Los hechos por los cuales el imputado, cuya identidad responde a las iniciales J. M. S. M. F., se sentarå esta maùana en el banquillo de los acusados sucedieron, el primero de ellos, el 9 de abril de 2008, en una entidad bancaria de Caja Rural ubicada en el paseo de la Estación, a la altura del número 11-13. Según seùalaron en el momento del suceso los testigos, el acusado presuntamente entró en la citada sucursal y amenazó a los empleados y clientes  con un objeto que, al parecer, podría ser una pistola. El individuo ocultó su rostro bajo unas gafas de sol, una bufanda y un gorro. Tras el asalto huyó de la entidad con un botín de unos 3.140 euros, según informaron fuentes policiales en el momento de la detención.
Tres días mås tarde, el 11 de abril,  actuó presuntamente en una farmacia ubicada en la plaza Bretón. En esta ocasión, el farmacÊutico ofreció resistencia al delincuente quien, nuevamente armado, consiguió arrebatarle la recaudación. Alcomprobar que había mås dinero en el negocio forcejeó con el empleado. Como resultado, se partió un billete de 50 euros.
El sospechoso consiguió huir de este segundo establecimiento, siendo perseguido por el empleado de la farmacia, que le siguió la pista, mientras que los agentes que habían recibido el aviso llegaron a la zona del Bretón. La detención se produjo en la calle del Rosario. En el arresto, la Policía se incautó de una pistola Walter P-38 del calibre de nueve milímetros –la Policía Científica analizó el arma ante la sospecha de que pudiera tratarse de una pistola simulada–, una navaja, un gorro, una bufanda y unas gafas de sol. Además, le intervinieron 250 euros en metálico, según aseguró la Policía en su momento. 
Por estos hechos, el Ministerio Público solicita para J. M. S. M. F., al que le constan 24 antecedentes –la mayoría por robos, aunque también cuenta con detenciones por amenazas y por delitos contra la salud pública, entre otros– cuatro años de prisión por el atraco a la entidad bancaria y tres años de cárcel por el asalto a la farmacia. Aunque está previsto que el juicio comience a las 11.30 horas, en la sala de lo Penal número Dos de los Juzgados de Colón, es probable que el Ministerio Público y el abogado defensor lleguen a un acuerdo antes de la celebración de la vista oral. El imputado estuvo en la cárcel por estos hechos.
E. G.
Un ciudadano salmantino de unos 45 aĂąos se enfrenta esta maĂąana a una pena de siete aĂąos de cĂĄrcel acusado de atracar presuntamente una sucursal bancaria y una farmacia en abril de 2008, segĂşn informaron fuentes jurĂ­dicas.
Los hechos por los cuales el imputado, cuya identidad responde a las iniciales J. M. S. M. F., se sentarå esta maùana en el banquillo de los acusados sucedieron, el primero de ellos, el 9 de abril de 2008, en una entidad bancaria de Caja Rural ubicada en el paseo de la Estación, a la altura del número 11-13. Según seùalaron en el momento del suceso los testigos, el acusado presuntamente entró en la citada sucursal y amenazó a los empleados y clientes  con un objeto que, al parecer, podría ser una pistola. El individuo ocultó su rostro bajo unas gafas de sol, una bufanda y un gorro. Tras el asalto huyó de la entidad con un botín de unos 3.140 euros, según informaron fuentes policiales en el momento de la detención.
Tres días mås tarde, el 11 de abril,  actuó presuntamente en una farmacia ubicada en la plaza Bretón. En esta ocasión, el farmacÊutico ofreció resistencia al delincuente quien, nuevamente armado, consiguió arrebatarle la recaudación. Alcomprobar que había mås dinero en el negocio forcejeó con el empleado. Como resultado, se partió un billete de 50 euros.
El sospechoso consiguió huir de este segundo establecimiento, siendo perseguido por el empleado de la farmacia, que le siguió la pista, mientras que los agentes que habían recibido el aviso llegaron a la zona del Bretón. La detención se produjo en la calle del Rosario. En el arresto, la Policía se incautó de una pistola Walter P-38 del calibre de nueve milímetros –la Policía Científica analizó el arma ante la sospecha de que pudiera tratarse de una pistola simulada–, una navaja, un gorro, una bufanda y unas gafas de sol. Además, le intervinieron 250 euros en metálico, según aseguró la Policía en su momento. 
Por estos hechos, el Ministerio Público solicita para J. M. S. M. F., al que le constan 24 antecedentes –la mayoría por robos, aunque también cuenta con detenciones por amenazas y por delitos contra la salud pública, entre otros– cuatro años de prisión por el atraco a la entidad bancaria y tres años de cárcel por el asalto a la farmacia. Aunque está previsto que el juicio comience a las 11.30 horas, en la sala de lo Penal número Dos de los Juzgados de Colón, es probable que el Ministerio Público y el abogado defensor lleguen a un acuerdo antes de la celebración de la vista oral. El imputado estuvo en la cárcel por estos hechos.