Piden seis años de cárcel para el acusado de apuñalar a la empleada de un club

Enero de 2009. El imputado supuestamente acudió a la casa de la víctima y le asestó dos cortes en el cuello. Delito. Le acusan de tentativa de homicidio
E. G.

El próximo día 28 de septiembre, la Audiencia provincial de Salamanca acoge un juicio contra un hombre de 36 años de edad y de nacionalidad marroquí, acusado de un delito de homicidio en grado de tentativa. Presuntamente, el acusado intentó a acabar con la vida de una empleada de un club de la capital, según informaron fuentes jurídicas.

Al parecer, tanto el agresor como la víctima, una mujer de 52 años de edad, se conocían con anterioridad al día de los hechos, ya que el imputado, cuya identidad responde a las iniciales M. B. residió en Salamanca entre los años 2002 y 2006. Durante este tiempo mantuvo contacto con la empleada de un club de la capital en la vivienda de la víctima, ya que presuntamente el acusado era cliente suyo.

Fue el día 31 de enero del año 2009 cuando ocurrieron los hechos que se van a enjuiciar a finales del mes de septiembre. Presuntamente, el imputado, M. B., se trasladó desde Valencia, lugar donde había trasladado su residencia en el momento de los hechos, hasta la capital. Según el escrito de calificación del Ministerio Público, pasadas las 20.00 horas del citado día, el encausado presuntamente acudió hasta el domicilio de la víctima y tras percatarse de su presencia la abordó, en la puerta de la vivienda, ubicada en la avenida de Italia, a la altura del número 8.

El agresor, según la acusación pública, evitó que la víctima solicitara auxilio poniéndole una mano en la boca y, acto seguido, la obligó a subir a una habitación. Fue allí donde supuestamente el agresor le propinó dos cortes en el cuello con un objeto cortante, con el propósito, según el Ministerio Público, de acabar con su vida. Sin que finalmente cumpliera su objetivo, el agresor huyó del lugar de los hechos, dejando a la víctima malherida.

Hasta el domicilio se trasladaron de inmediato los servicios de emergencia, que encontraron a la afectada taponándose las heridas con una toalla, que le facilitó una vecina del inmueble. La rápida intervención de los facultativos evitó que la mujer falleciera, debido a la gravedad de sus heridas asestadas en una zona especialmente delicada.

Por estos hechos, el Ministerio Público solicita para el acusado una pena de seis años de cárcel por un delito de homicidio en grado de tentativa. Se enfrenta también a la expulsión del territorio nacional, ya que se encuentra en situación irregular en el país, en el supuesto de conseguir el tercer grado de la condena o en el momento que cumpla las tres cuartas partes de los años a los que sea condenado, con la prohibición de regresar a España durante diez años. La acusación pública solicita como alternativa a la anterior pena, cinco años de prisión, acusado de un delito de lesiones o la sustitución de la pena por su destierro del territorio nacional, según señalaron fuentes judiciales.