Piden a la Junta que no mire solo los beneficios económicos de la planta de Berkeley

Instalaciones de Berkeley en Retortillo.

La plataforma Stop Uranio considera que la Junta deberá examinar las consecuencias para la salud y el medio ambiente antes de conceder la autorización para la mina de uranio que se proyecta en retortillo.

La plataforma Stop Uranio ha pedido a la Junta de Castilla y León que aplique el principio de cautela antes de decidir sobre la autorización administrativa a la mina de uranio que Berkeley proyecta en Retortillo. En una nota, la plataforma asegura que "ante las más que fundamentadas evidencias científicas de la problemática asociada a la minería del uranio para el medio ambiente y la salud de las personas" la administración regionar debería "examinar el coste-beneficio del proyecto sin basarse exclusivamente consideraciones económicas o los teóricos beneficios prometidos por la empresa, y por encima de todo tener en cuenta a las poblaciones afectadas, y como un proyecto a tan corto plazo puede repercutir en el futuro de las comarcas salmantinas, lo que en ningún momento parece haber tenido en consideración".

 

Esta plataforma, contraria a la instalación de la explotación minera, considera que hay que tener en cuenta las consecuencias que para la salud y el medio ambiente puede tener esta actividad. Berkeley ya ha obtenido algunos permisos y autorizaciones y cuenta con el beneplácito del Consejo de Seguridad Nuclear para poner en marcha su proyecto, que consta de una explotación minera y una planta de tratamiento del material extraído.

 

La plataforma cree que la Administración autonómica debería tomar en consideración el conocido como el Principio de Cautela o de Precaución, recogido en el artículo 174 del Tratado de la Unión Europea y que actualmente forma parte indispensable de todas las políticas rectoras que se desarrollan a nivel continental.