¿Pesadillas con las terceras elecciones?