Perfumerías Avenida ya tiene en casa a sus tres CHICAS DE BRONCE

De la república checa a Würburg. Las medallistas hoy se visten de azul
T. S. H.

Tres horas después de aterrizar en Barajas, las tres medallistas de la selección que militan en las filas de Perfumerías Avenida ya estaban en Salamanca. Pese al evidente cansancio tras la larga celebración y el viaje, la sonrisa no les desaparecía del rostro mientras recibían felicitaciones a pie de calle de varios transeúntes.

Anna Montañana resumía su estado de ánimo “ahora mismo estoy increíblemente feliz aunque cada vez que miro la medalla me tengo que repetir que somos las terceras del mundo”. Un éxito que llegó con algún que otro sufrimiento y tras un partido de cuartos en el que anotó dos tiros libres definitivos. “Me pasa por la cabeza todo el verano de trabajo, la gente que te apoya... ha sido un éxito que soñábamos desde hace años”. Tiene claro que con esta medalla “hemos subido un peldaño” y apunta a lo bien que Sancho entró en el grupo como clave. “Su juego es muy fácil y ella misma se ha acoplado muy bien. Parecía que habíamos jugado con ella toda la vida”.

Con la misma sonrisa Torrens enseñaba su medalla. “Sienta muy bien en el cuello. Ha sido algo histórico para lo que se ha trabajado años”. Cree que el objetivo “era pasar a semifinales y se ha superado. Esto tiene que servir de motivación y para seguir creciendo”. Recuerda el partido ante Francia, en el que acabó casi coja y recogiendo todos los rebotes casi como pívot improvisada. “En esos minutos salió todo perfecto. Era la primera de las dos finales que hemos jugado”.