Perfumerías Avenida y Würzburg se hacen uno para quedarse a un paso del título

Perfumerías Avenida remontó 15 puntos a Girona para ganar el primer partido de la final, 72-60, de la mano de Silvia Domínguez, Alana Beard y una afición que fue sexta jugadora como nunca.

 

FICHA DEL PARTIDO

 

PERFUMERÍAS AVENIDA (15+17+14+26) : Leo Rodríguez (5), Silvia Domínguez (16), Alana Beard (13), Gabriela Marginean (13), Astou Ndour (4)–cinco inicial-, Ewelyna Kobryn (2), Carmen Asurmendi (9), Kristine Vitola (4), Jacki Gemelos (3), Vanessa Gidden (3).

 

SPAR CITYLIFT GIRONA (20+20+15+5):  Chrissy Givens (21), Noemí Jordana (3), Adrijana Knezevic (0), Artemis Spanou (16), Naignouma Coulibaly  (12)–cinco inicial-, Vita Kuktiene (2), Italee Lucas (6).

 

ÁRBITROS: Germán Morales Ruiz y Daniel Pazos Pazos.

 

INCIDENCIA: Primer partido de la Final disputado en el pabellón de Würburg ante 3.000 aficionados.

Si algo le quedó claro al equipo salmantino desde el segundo uno es que no iba a tener un partido cómodo. Avenida tenía que pelear con el factor tensión de ser local y sentirse obligado a ganar ante un rival que había sabido ‘aprovechar’ el factor lesiones para dejarse ver como víctima. Un lobo con piel de cordero como quedó claro con su planteamiento.

 

Pertrechado en una defensa zonal, aun a riesgo de recibir seis triples en el primer tiempo, el equipo visitante enredó a las de Avenida que intentaron encontrar caminos hacia Astou Ndour sin encontrarlos en buena medida porque Coulibaly salió a jugar el partido de su vida. Avenida tenía muchos problemas para encontrar el aro en lanzamientos cercanos y como Girona controlaba el rebote (al descanso la diferencia de 11 por 23 era más que reveladora) podía correr y así no tenía que enfrentarse a la presión local.

 

Girona se situaba 6-10 antes de que Leo Rodríguez anotara el primer triple del partido y, aunque con Girona siempre por delante, el marcador se ajustaba hasta entrar en el último minuto del primer parcial en el que se montó la primera gran bronca en la grada porque los colegiados pitaron dos faltas consecutivas, una tras robo y otra en el rebote a Kobryn, que le dieron a las visitantes cuatro tiros libres y la posibilidad de irse cinco arriba.

 

Peor se pusieron las cosas en el inicio del segundo cuarto con dos canastas consecutivas de Girona, más rápidas sus jugadoras exteriores, especialmente de Givens, en la penetración ante la defensa de Avenida, que se mantenía en individual. Además Coulibaly se seguía imponiendo bajo el aro, lo que le daba segundas opciones a su equipo.

 

Avenida necesitaba soluciones atrás pero también en ataque, donde no se podía limitar a tiros exteriores ante la defensa en zona que, en vista de cómo funcionaba, Girona mantenía fueses quienes fueses las jugadoras en pista –seguramente también porque el hecho de que los colegiados solo pitaran una falta en 13 minutos les daba mucho aire-. El equipo salmantino se veía nueve abajo, 17-26, lo que obligaba a Ortega a pedir tiempo muerto.

 

A la salida del mismo Avenida respondió con dos triples de Marginean y Asurmendi que recomponían un poco la situación ofensiva, aunque atrás se seguía trabajando para ajustar más el 1x1. Ortega puso a dos bases en pista porque ya hacía falta Silvia y porque Asurmendi daba en esos momentos ese punto de valentía necesario en ataque. Si no se conseguía culminar la remontada era porque el rebote seguía siendo asignatura pendiente. Girona lo cargaba a la perfección, con hasta dos y tres opciones para anotar, y así era difícil contener la sangría. Con cuatro pequeñas para contrarrestar el planteamiento similar de su rival y porque Gidden y Kobryn no están al cien por cien se perdía claramente poderío en la zona ante un rival mucho más activado. 

 

Al límite del reglamento más de una vez pero a Girona le seguía saliendo todo, y a dos minutos del descanso de nuevo Avenida se veía ocho abajo 32-40. Demasiados puntos en contra para este equipo a esas alturas. Juego feo y trabado sin que ninguno consiguiera anotar antes de irse al descanso.

 

Leo Rodríguez intercepta el avance de Noe Jordana durante el partido (Foto: Teresa Sánchez)

 

Cinco puntos seguidos de Girona sirvieron para hacer saltar todas las alarmas en Würzburg nada más reanudarse el encuentro. La diferencia ya de +12 a favor de las visitantes y las locales teniendo que bregar con eso que tanto ha lastrado a este equipo durante el año, remar contracorriente en partidos decisivos.

 

Enredado en la tela de araña de las defensas zonales alternativas de su rival, ahora el triple tampoco aparecía como solución y Avenida dependía en ataque de arreones de carácter para mantenerse vivo en el partido pero peligrosamente por encima de los diez puntos de desventaja.

 

Justo diez tras triple de Gemelos, 43-53 a dos minutos de acabar el cuarto. Con Silvia Domínguez y Asurmendi como puntas de lanza en la defensa, Avenida recuperaba otro balón y Würzburg se rearmaba en su fe aunque restaba mucho por remar, nada menos que nueve puntos con diez minutos por disputarse, 46-55.

 

Marginean lanza a canasta ante la defensa de Givens (Foto: Teresa Sánchez)

 

Y fueron diez minutos casi perfectos. Los cinco puntos consecutivos para iniciar el último parcial fueron de Avenida que logró ponerse a cuatro, 51-55, aunque Girona no se arrugaba y Xavi Fernández volvía a mandar a cancha a Coulibaly porque esa ventaja al rebote la perdía. Era el momento de Silvia Domínguez, de Beard, de las jugadoras con más veteranía. Y, claro, de Würzburg claro que alcanzó la locura con un triple de Asurmendi que llevó al equipo a situarse a un punto de su rival, 56-57, con 7'15" por disputarse. 

 

Era el momento de jugar con cabeza porque la remontada no estaba, ni mucho menos, culminada. De hecho las prisas de verse por delante provocaron dos ataques fallidos tras dos buenas defensas. Beard rompió la racha negativa con otro triple para el 59-57. Tocaba seguir, dos puntos más de Marginean, un poco más de aire. Cuatro puntos arriba, cuatro minutos por jugar. ¡Demasiado!

 

Más aun porque Girona encontraba aire con la posibilidad de ir al tiro libre en sus ataques porque a tres del final Avenida entraba en bonus mientras su casillero de faltas estaba a cero. Pocas veces se ha escuchado un ruido en Würzburg como el provocado por los gritos de la grada ante los tiros libres visitantes. 

 

Un triple de Silvia Domínguez ¡¡¡SIEMPRE SILVIA DOMÍNGUEZ!!! puso el 66-60 a poco más de minuto y medio para el final. Marginean capturó un rebote ofensivo. Otro triple de Silvia. El primer punto es de Avenida, el primer punto es de Würzburg. Estaba vez sí, todos a una, todos más cerca de cerrar la final. 

 

 

 

Givens ante la defensa de Beard (Foto: Teresa Sánchez)
Ver album

Noticias relacionadas