Perfumerías Avenida se parte la cara para presumir de victoria ante Würzburg

Vanessa Gidden ante Gaye en uno de los duelos de la noche (Foto: Teresa Sánchez)
Ver album

Perfumerías Avenida completa un notable partido para anotarse su primera victoria en Euroliga (72-49) y hacer disfrutar a Würzburg que vio en directo el nivel que este equipo puede alcanzar.

 

FICHA DEL PARTIDO

 

72 PERFUMERÍAS AVENIDA (23+19+11+16): Silvia Domínguez (12), Jacki Gemelos (10), Gabriela Marginean (24), Vanessa Gidden (13) y Astou Ndour (3) –cinco inicial-, Leo Rodríguez (8), Mariona Ortiz (0), Kristine Vitola (2).

 

49 ESBVA-LM   (18+15+9+7): Megan Mahoney (11), Virgnie Bremont (0), Aby Gaye (4), Styliani Kaltsidou (1), Marielle Amant (4) –cinco inicial-, Johanne Gomis (10), Emilija Produg (2), Laetitia Kamba (2), Fatimatou Sacko (2), Camile Aubert (4), Geraldine Robert (5).

 

ÁRBITROS: Konstantin Simonow (GER), Ivo Matejek (CZE) y Ivan Milicevic (BIH).

 

INCIDENCIAS: Segunda jornada de la liguilla de Euroliga con partido disputado en el pabellón de Würzburg de Salamanca

Perfumerías Avenida se partió la cara para lograr su primera victoria en Euroliga. Un triunfo que convenció por el propio convencimiento que mostraron las jugadoras desde el primer minuto en conseguirlo. El equipo va encontrando su estilo desde la defensa y además empiezan a aparecer líderes como Marginean que hizo de todo y todo bien, jugadoras como Silvia Domínguez que dio un clínic de dirección y cuya presencia en pista es indispensable, y gregarias de lujo como Leo Rodríguez, de nuevo sobresaliente, o una Vitola que se pegó hasta con su sombra. Eso, más los destellos de talento de Gemelos, y el habitual rendimiento de Gidden, hacen de este Avenida un equipo que cuando da la cara, gusta.

 

Una cosa es segura. Este Perfumerías Avenida ha cambiado el ‘chip’. Al menos en lo que se refiere a cuál debe ser el modo de entrar en los partidos, y más si son de Euroliga. Es evidente que no es lo mismo un partido ante el campeón de la Eurocup que frente a un equipo de mitad de tabla o algo más de la Liga española, y por eso no es comparable el comienzo de partido ante ESBVA al de Zaragoza. Quizás las diferencias no fueron tan exageradas pero cabe más mérito al que se firmó ante el conjunto francés. Concentradas en todo lo posible atrás y muy agresivas en ataque –cada celebración en las canastas daba fe-, el quinteto de Avenida salió a por todas desde el minuto uno.

 

Las penetraciones de Marginean, perro de presa atrás de Kaltsidou, y el acierto de Gidden permitían al equipo salmantino ir por delante con el único problema de frenar a Gaye en su zona. Con 15-8 a favor de las locales solicitó Frederic Dusart su primer tiempo muerto y sus voces se dejaron escuchar hasta la cuarta fila de la grada de Würzburg.

 

Famoso por su agresividad defensiva, el equipo galo volvió a la pista con mucha más intensidad y una defensa presionante que generó problemas en la subida de balón de Avenida que había dado un respiro a Silvia Domínguez en la dirección. Se notó eso y tres canastas seguidas en penetración, más un lanzamiento de Gomis, devolvió la igualdad al marcador, 17-16, y obligó a Miranda a parar el duelo.

 

Regresó Domínguez al parquet aunque fue Marginean (12 puntos en el cuarto) la que, con esa agresividad que la pedía el técnico, se echó el equipo a la espalda en dos acciones seguidas en las que sacó falta y anotó  tres puntos para hacer reaccionar a sus compañeras hasta el 23-18 con el que finalizó el cuarto.

 

Un triple de Silvia Domínguez devolvió a la renta de siete puntos a Avenida, 27-20, que volvía a tener el tono del partido trabajando bien atrás y tratando de cerrar el rebote para correr. Con 31-20 y 6’56” volvió a intervenir el técnico visitante consciente de que la dinámica era claramente favorable a las locales.

 

Marginean frente a Kaltsidou (Foto: Teresa Sánchez)

 

Sumaba buenas defensas el equipo salmantino, con ayudas constantes y era el momento de dar otro respiro a la cerebro sobre la pista. 

 

La oportunidad para la escuadra gala venía por las personales porque a cinco del descanso Avenida ya había entrado en bonus y fue lo que buscaron.Personal y tiros libres con los que conseguir anotar, así hasta en cuatro ataques seguidos, con antideportiva incluída de Ortiz tras pérdida que permitió a ESBVA situarse a tiro de piedra, 31-28.

 

Era el partido de Silvia en la dirección, vuelta a la pista, y de Marginean, que volvió a coger los mandos de la nave con cinco puntos que dieron un respiro, 36-30. Duelo duro y se planteaba así hasta el final sobre todo con el problema de las faltas así que fundamentales se antojaban dos canastas de Ndour y Gemelos, sobre la bocina, antes de afrontar el parón, 42-33. 

 

No empezó con acierto el tercer parcial con tres ataques errados de manera consecutiva en apenas un minuto, aunque sí se mantenía el nivel defensivo. Anotó Gemelos, en una acción de esas que levantan a la grada calcada a la firmada en Zaragoza, y ahí con el +11, se animó Würzburg, aunque no lo suficiente.

 

Lo que no perdonaba ESBVA era un minuto de relajación y para prueba el hecho de que se pusiera a tres puntos en un visto y no visto tras un robo y dos consecutivos de Mahoney, 45-42. Avenida necesitaba darle otra vuelta de tuerca al partido y a su juego ofensivo porque lo intentaba por dentro y ahí sus pívots sufrían ante los kilos de las visitantes y ante una defensa con muchas manos que ahora se permitía.

 

El partido se ponía para saber jugarlo con el cuchillo entre los dientes. Una prueba para la madurez del equipo que respondió otra vez. Si dejaban pegar, pegó atrás, recuperó, corrió y se dejó pegar hasta anotar o sacar faltas porque ahora el que estaba en bonus era el equipo galo.  Otra vez los diez puntos de ventaja, 53-42, para afrontar los diez últimos minutos.

 

Leo Rodríguez abrió el cuarto definitivo con un triple, 56-42, dejando en el aire la convicción de que ya no se podía escapar. El principal enemigo a partir de ese momento podía ser el cansancio porque el desgaste, con menor rotación, era tremendo. Además las galas ya se lo jugaban todo al triple así que con 60-48 paró Miranda el partido buscando un respiro para los últimos cinco minutos. 

 

Marginean y Leo pusieron el broche con los puntos finales, importantes porque la diferencia lo es y la confianza que da, más.

 

Satisfechas y celebrando el final del partido (Foto: Teresa Sánchez)