Perfumerías Avenida se curte en cabeza superando la 'muralla' de la defensa gala

(Foto: Sara Bayón)
Ver album

El equipo salmantino superó a Bourges, 59-48, en un partido poco vistoso y táctico que se decidió en el sprint final y que corona al equipo salmantino en lo más alto del grupo al finalizar la primera vuelta de la fase.

 

FICHA DEL PARTIDO

 

PERFUMERÍAS AVENIDA (16+17+9+17) 59: Marta Fernández (6), Marija Rezan (13), Marta Xargay (5), Shay Murphy (14), Angel Robinson (10) -cinco inicial-, Leonor Rodríguez (3), Paola Ferrari (5), Mariona Ortiz (1), Vanesa Blé (2).

 

BOURGES BASKET (13+15+13+7) 48: Paoline Salagnac (4), Céline Dumerc (8), Hélena Ciak (5), Johannah Leedham (6), Marianna Tolo (9) - cinco inicial-, Bernies (2), Tchatchouang (10)

 

ÁRBITROS: Anne Panther (GER), Maja Vukanovic (SRB), Mila Cavara (BIH).

 

EN DETALLE: Partido correspondiente a la séptima jornada del Grupo B de la Euroliga Femenina que ha enfrentado a Avenida y a Bourges Baskte en Würzburg con lleno total.

Perfumerías Avenida dio otro golpe en la mesa logrando su sexta victoria -y de paso su mejor inicio en Euroliga de siempre-, en un partido trabado y con poco acierto en ataque pero que las salmantinas supieron resolver al final tirando de garra, calidad y del acierto que había faltado en el resto del partido. Cierra así unos días mágicos y con mejores perspectivas para el futuro.

 

En el último mes se ha visto una Shay Murphy que, como se suele decir, ve el aro como una piscina y así al menos comenzó el choque. De su mano llegaron los primeros puntos para Avenida dando respuesta así a los de un Bourges que empezó intenso en defensa y con ganas de morder al ataque como demostraron con dos rebotes seguidos en ataque, 6-9.

 

Los problemas en ataque para Avenida llegaban porque por dentro se imponía la envergadura de las dos interiores de Bourges, Ciak y Tolo a las que también buscaba Dumerc con sus penetraciones. A Avenida también le faltaba acierto desde el exterior así que Miranda comenzó a rotar banquillo buscando soluciones que trajeron en principio mayor intensidad defesiva aunque los tiros a canasta seguían sin entrar y Bourges se mantenía al frente en un partido que apuntaba a marcador bajo, 9-13.

 

Dos buenas acciones defensivas y tres acciones de Blé, Murphy y Rezan en el último minuto del cuarto permitieron a las locales acabar por delante, 16-13.

 

Con problema en la dirección de juego -se perdieron tres balones seguidos-, comenzó el segundo parcial. Tres oportunidades que Bourges no desperdió para volver a ponerse al frente, 16-18, y obligar a solicitar a Miranda un nuevo tiempo muerto. Efecto inmediato porque apenas un minuto después la que paraba el partido era Valérie Garier al ver cómo el partido se daba la vuelta tras dos ataques fulgurantes de las azules.

 

El principal problema es que a los 15 minutos a Avenida no le había entrada ni un tiro de tres, 0 de 5 lanzamientos) y Bourges se cerraba entorno a su canasta convirtiendo las líneas de pase en una maraña de brazos de manera que los puntos llegaban a cuentagotas, 22-22 a tres minutos del descanso.

 

Entrando en el último minuto fue Leonor Rodríguez la que por fin vio aro desde 6,75 y Avenida comenzó a abrir un hueco interesante que no fue a más porque Salagnac lo evitó, 33-28.

 

(Foto: Sara Bayón)

 

El mismo partido táctico y planteado desde atrás -al más puro del básque galo-, que se vio en el primer tiempo se mantuvo en el inicio del segundo. Puntos que llegaban poco a poco, aunque la diferencia se elevaba hasta los ocho puntos tras un robo con canasta fácil de Murphy, 40-32, pero Avenida no encontraba regularidad en su ataque, de nuevo aparecieron las pérdidas, y en defensa reaparecían problemas para controlar el rebote y así poder correr de manera que Bourges volvía a recobrar terreno con un parcial de 0-9 para afrontar los últimos diez minutos con 42-41.

 

El partido no era vistoso para la grada y Bourges parecía más cómodo 'en el fango' aunque un triple sobre la bocina de Ferrari al final de la primera posesión animó a la grada. Respondía con la misma medicina Bourges pero mero espejismo. En cuatro minutos ni un punto más por ninguno de los dos lados. Racha que rompió Tolo para mucho tiempo después volver a poner a Bourges por delante, 45-46.

 

A tres del final Xargay le ponía su sello al partido con un triple al que acompañó Robinson con un rebote en ataque y canasta de espaldas, 50-47, para recuperar confianza y convertir a Würzburg en esa habitual sexta jugadora. Era el momento definitivo y como si todo el equipo lo supiera aumentó la presión defensiva -había que aprovechar la permisividad arbitral durante todo el duelo-.

 

Ni siquiera hizo falta apurar el partido para que quedara resuelto. Ahora sí Avenida puso el rodillo y sentenció el duelo de manera inequívoca, 59-48.