Perfumerías Avenida pierde su defensa y sucumbe en Lituania

Perfumerías Avenida se vuelve de vacío de Lituania, 81-64, en un encuentro en el que sólo disputó 20 minutos tras ausentarse de la pista en una horrible primera mitad, sobre todo en trabajo defensivo.

 

FICHA DEL PARTIDO

 

81 KIBIRKSTIS-VICI VILNIUS (22+27+13+19):  Kvederavicute (8), Mershon (7), Pikciute (9), Kuktiene (18), Krastina (16) -cinco inicial-, Valentiene (7), Aleksandravicius (2), Sniokaite (0), Sniokaite G (14).

 

64 PERFUMERÍAS AVENIDA (19+13+19 +13): Rodríguez (11), Xargay (4), Murphy (16), Robinson (8), Thomas (8) -cinco inicial-, Fernández (10), Abalde (2), Ortiz (2), Rezan (3).

 

INCIDENCIAS: Encuentro correspondiente a la tercera jornada de la Euroliga disputado en Lituania.

Segunda derrota en Euroliga para Perfumerías Avenida que hace daño no tanto por inesperada puesto que en la competición europea perder a domicilio no es descabellado como por la sensación de que el equipo salmantino renunció durante 20 minutos a disputar el duelo. Firmó la escuadra de Lapeña una primera parte horrenda, sobre todo en defensa, que lastró cualquier posibilidad porque permitió a Kibirkstis-Vici Vilnius irse hasta 20 puntos arriba y Avenida, hoy por hoy, no tiene consistencia suficiente para remontar un marcador así a domicilio.

 

El primer tiempo, y sobre todo el segundo cuarto -puesto que en el primero al menos se mantuvo cerca de su rival respondiendo en ataque a los puntos que se recibían, 22-19-, fue un catálogo de todo lo que no se debe permitir en defensa y menos ante un equipo del este: Lanzamientos liberados de tres, vía libre para tiros en penetración, defensoras superadas al primer paso, ausencia de ayudas, dejando segundas opciones de tiro... Y sin una buena defensa Avenida encuentra muchos problemas para resolver en ataque y así se fraguó el cómodo despegue de la escuadra lituana.

 

Con 35-26 tras triple de Mershon a los quince minutos Lapeña pidió un tiempo muerto porque se veía venir el desastre. Xargay sumaba su tercera falta y los puntos se sumaban en el casillero local de manera continuada sin que Avenida encontrara una jugadora referencia en la que apoyarse. El parcial 19-5 hasta el descanso lo dice todo y las estadísticas delatan a uno y otro equipo. Doce asistencias para las locales, cinco de ocho aciertos en triples, superioridad también al rebote, mientras que en Avenida tan sólo había entrado un lanzamiento de tres y trece puntos se antojaban escasos ante el vendaval local. Vici Vilnius llegó a sumar 20 puntos de ventaja, 46-26, e irse por debajo de esa renta al descanso ya parecía todo un logro, 49-32.

 

El margen de mejora era mucho así que cualquier cosa que se dijera en vestuarios estaba claro que podía mejorar la situación. Sólo hicieron falta dos minutos para ver que el Avenida que había regresado a la pista no era el mismo que estuvo sobre ella durante la primera mitad. Mejoró la actitud defensiva y eso se vio reflejado rápidamente en que su rival encontró muchísimos más problemas para anotar. Presión a toda pista para que las lituanas no llegaran cómodas al ataque y provocar su error que llegaba en varias acciones consecutivas.

 

Avenida sacó en claro de una mejor defensa, un ataque algo, sin tirar cohetes, más fluido y poco a poco comenzó a recortar distancias e incluso a creer que tenía alguna opción de remontada. Con cuatro puntos consecutivos, Marta Fernández redujo la distancia por debajo de los diez puntos cerca de acabar el tercer cuarto, 56-49, pero Avenida remaba contracorriente y cualquier acierto rival pesaba mucho en su contra. Además llegaron los problemas con las faltas, la cuarta para Xargay y Murphy que se marcharon al banquillo.

 

Primero apareció Kuktiene para con un par de canastas aportar  a su equipo la calma necesaria para manejar su ventaja y después fue Krastina la que puso la puntilla con dos lanzamientos exteriores que ya sí hicieron bajar los brazos.

 

Perfumerías Avenida se vuelve de vacío y con otra lección que será importante que quede bien aprendida, este equipo y más en Europa necesita TRABAJAR los 40 minutos, porque el margen empieza a reducirse.

 

 

Noticias relacionadas