Perfumerías Avenida pelea pero se rinde a la evidencia en la recóndita Kursk

Ndour y Gemelos, en imagen de archivo

Se impuso la lógica. Ganó Kursk en su partido ante Avenida, 77-64, que, sin embargo plantó cara durante muchos minutos pero que se tuvo que rendir ante la evidencia de un rival cuya entidad no perdona un minuto de bajón.

 

FICHA DEL PARTIDO

 

77 DYNAMO KURSK (15+23+22+17): Harding (6), Jekabsone (15), Osipova (4), Ogwumike (22), Augustus (8) -cinco inicial-, Eldebrink (0), Miyem (14), Vidmer (5), Sapova (0), Levchenko (0).

 

64 PERFUMERÍAS AVENIDA (18+17+17+12): S. Domínguez (4), J. Gemelos (7), V. Gidden (12), G. Marginean (9), A. Ndour (12) -cinco inicial-, L. Rodríguez (9), K. Vitola (6), T. Liston (5).

 

INCIDENCIAS: Último encuentro de la primera vuelta de la fase de clasificación de la Euroliga Femenina.

Perfumerías Avenida decidió que el encuentro en Kursk no debía ser un día para sufrir sino para pasárselo lo mejor posible jugando al baloncesto y con el descaro de quien se atreve a jugar de poder a poder ante un rival de la categoría del ruso las jugadoras se plantaron en la pista y mandaron en el marcador durante los primeros 17 minutos del encuentro.

 

Sorprendía el equipo salmantino con sus cambios defensivos, provocando problemas con su defensa zonal. Kursk es potente en todas las facetas pero sobre todo cerca del aro así que la máxima de Avenida era alejar a las jugadoras locales lo máximo posible del aro y lo logró. Cierto es que Ogwumike hacía daño pero más con lanzamientos de media distancia, riesgo que las azulonas preferían asumir.

 

Funcionaba la defensa y también el ataque, sin una jugadora referencia sino más bien con puntos que llegaban tanto de interiores como de exteriores. Bien el primer cuarto (15-18) e incluso mejor el segundo. Leo Rodríguez, con cinco puntos consecutivos, llevaba la ventaja de Avenida a +5 (20-25) lo que provocaba el tiempo muerto del técnico local. 

 

El único debe para el equipo salmantino, que había conseguido incluso minimizar a Augustus, era el control del rebote porque las locales aprovechaban segundas y hasta terceras opciones para sostenerse en el partido y con Miyem en pista se igualó la situación ya cuando el encuentro encaraba el minuto 17, 28-27. 

 

Hasta el descanso, toma y daca, con buenas respuestas de Silvia Domínguez y Gidden a los puntos de Ogwumike y Miyem. Los tres puntos de renta con que se marchaban las locales a vestuarios dejaban claro que Avenida había dado, y de sobra, la cara.

 

Perfumerías Avenida siguió respondiendo bien durante buena parte del tercer parcial con buenas soluciones en ataque, aunque en defensa ya se percibía como a las jugadoras de la escuadra charra les costaba más llegar. Hasta el minuto 25 logró mantener el marcador igualado, 45-45, pero Kursk dio un paso más en su trabajo defensivo aprovechando esa dureza que en Europa tiene vía libre y ahí se agotaron las fuerzas de Avenida, que tras un triple de Liston, 49-48, puso final a su resistencia.

 

Jekabsone y Eldebrink, forzando en penetraciones, cargaron de faltas a Ndour y con una acción de 2+1 acabó el cuarto cuyo último minuto resultó definitivo, 60-52.

 

El último ya fue muy cómodo para las locales. Apareció Augustus, como pez en el agua ante un Avenida ya agotado, y la distancia se disparó en un visto y no visto por encima de los diez puntos. Lo bueno es que ya con el partido perdido, la escuadra azul quiso caer de la mejor forma posible y realizó un último esfuerzo para evitar que distancia fuera a más. Derrota por 13 puntos en la recóndita Rusia que si a priori no hubiera parecido tan mal, menos después de observar el juego del equipo durante los 27 minutos en los que le aguantaron las fuerzas ante el poderío ruso.