Perfumerías Avenida ocupa el trono de fidelidad a la Copa

Más de dos décadas siendo equipo fijo en la Copa de la Reina permiten afirmar que este torneo es la cita fetiche de la temporada para el club salmantino. Campeón en cuatro ocasiones, en sus vitrinas siempre hay hueco para el siguiente trofeo aunque haya que sufrir como en los anteriores. 

Salamanca suma 21 años de manera consecutiva como ciudad representada en la Copa de la Reina gracias a Perfumerías Avenida y a la que fue su anterior denominación, Halcón Viajes. Ningún otro equipo en la Liga Femenina puede, ni de lejos, presumir de semejante representación en el torneo copero. Si a esto se le suma el hecho de que durante los últimos años hablamos de una cita reducida a cuatro equipos podemos afirmar sin sonrojo que se trata de un hito dentro del baloncesto.

 

La primera participación del equipo salmantino en el torneo del KO se remonta a la temporada 1994-1995 cuando se denominaba Halcón Viajes y Javier García era el que estaba al frente del banquillo acompañado por José Ignacio Hernández como segundo y una jovencísima Amaya Valdemoro en sus filas. En aquella cita disputada en Valencia el equipo salmantino fue cuarto tras caer ante Canoe en el partido por la ‘medalla de bronce’.

 

Aunque nunca pudo aspirar al título, el mérito del club salmantino los años siguientes fue estar siempre en la cita copera codeandose con los mejores equipos de España y contribuyendo con su presencia en la Copa a que la afición en Salamanca se fuera haciendo cada vez mayor.

 

Se pudo dar la primera gran campanada en la temporada 2000-2001 en Las Palmas de Gran Canaria. Halcón Viajes, con un equipo en el que no había ni una sola jugadora extranjera, alcanzó la final y estuvo a un lanzamiento del título. Cayó frente a Banco Simeón, 64-66, pero desde ese momento en el club se supo que algún día el trofeo entraría en sus vitrinas.

 

La posiblidad de ganar se rozó de nuevo en la 2003-2004 en una final disputada en Palma de Mallorca pero Ros Casares ya había emergido entonces como 'todopoderoso' y convertía la aspiración al título en un sueño. 

 

Sin embargo, y para la mayoría contra todo pronóstico, no hubo que esperar mucho para que se hiciera realidad. Un año después llegó el extasis en la Fuente San Luis de Valencia. Una edición aquella para el recuerdo en una de las temporadas con mayor nivel dentro del baloncesto femenino que se recuerdan. Ocho equipos en liza y tras dos partidos muy duros, con épica en semifinales ante el anfitrión, Avenida se encontró en la gran final ante Mann Filter. 

 

El partido respondió al mejor guión de cine. Un rival al que le salía todo, una 'estrella' como Whitmore que se autoexpulsó y empujó al entrenador también hacia vestuarios dejando toda la responsabilidad en sus compañeras y en un jovencísimo técnico llamado Alberto Miranda. Entonces apareció el equipo con mayúsculas liderado por Nuria Martínez y forzó una prórroga en la que llegó la victoria, la conquista de la primera Copa que permitó a Perfumerías Avenida entrar en el grupo de los ‘grandes’ del que no se ha apeado desde entonces. 

 

Repitió título al año siguiente en León ante Ros Casares 67-60, en aquella temporada de ensueño para Perfumerías Avenida en la que ganó el doblete. De nuevo un título del que se saboreo cada trago y una final de las que hacen afición a la que se llegó con empate a 58 a falta de 1'30" para el final. Entonces llegó el triple de Laura Camps, los tiros libres de Clara Bermejo y Elena Tornikidou y la victoria. 

 

Equipo campeón en León

 

Ros Casares se tomó cumplida 'venganza' en los años sucesivos, dejando a Avenida con el subcampeonato varias temporadas pero si algo tenía claro el club salmantno es que no hay dos sin tres y el año 2012 llegó el ‘Argandazo’ y la conquista del tercer trofeo copero.

 

Así se celebró el 'Argandazo'

 

Si había un favorito en aquella final era el Ros de Maya Moore, Wauter, Lyttle, Silvia Domínguez y compañía pero Avenida llegó a aquella final con el convencimiento de poder hacer algo grande y al descanso aquel 23-27 y las palabras de Mondelo: "Estamos donde queríamos y nuestra mejor arma es la cabeza", permitían aventurar 20 minutos de grandes emociones. La profecía se cumplió y en el tercer cuarto las de Salamanca demostraron su confianza anotando 23 puntos. El partido y el título no se podían escapar, 57-68.

 

Tras una nueva final, esta vez con decepción y derrota ante Rivas Ecópolis en Zamora, la Copa viajó de nuevo a Madrid, esta vez a la localidad de Torrejón de Ardoz, donde Avenida volvió a plantarse una año más en la final. Si sus conquistas anteriores habían sido no aptas para cardíacos, la del año pasado no le fue a la zaga. 

 

Como sucediera en su primera Copa de la Reina, la de 2014 también llegó tras un partido ajustadísimo que se resolvió en la prórroga. Al final de los primeros 40 minutos el marcador era de 61-61 y a Avenida se le escapó la opción de atar el título con dos tiros libres lanzados por Krystal Thomas que no entraron. La igualdad continuó en el tiempo extra y a dos segundos del final los colegiados apreciaron una falta de Halvarsoon sobre Murphy. La alero no perdonó y con el 69-67 final llegaba la cuarta Copa. 

 

Resumen Avenida-Rivas en Torrejón

 

Imagen de la última Copa de la Reina, conquistada en Torrejón de Ardoz